La Fiscalía Provincial de Córdoba ha abierto diligencias de investigación sobre la causa remitida por parte del Ayuntamiento de la capital, con el apoyo de los grupos de PP, IU y PSOE, tras las declaraciones del empresario, concejal, diputado provincial y líder de Unión Cordobesa (UCOR), Rafael Gómez, asegurando que tenía "autorización verbal" de miembros del anterior gobierno local "para construir sin licencia" las naves de Colecor, por las que adeuda al Consistorio unos 25 millones de euros, a los que se suman otros 15 derivados de otras construcciones.

Así lo han confirmado a Europa Press fuentes judiciales, después de que los tres citados grupos aprobaron en el pleno de febrero la enmienda de adicción presentada a tal efecto por IU a la moción del PP sobre procedimientos tributarios municipales de grandes deudores de Córdoba, en la que no se hacía referencia a Rafael Gómez, aunque en ella se aconsejaba la investigación del Ministerio Público por "si se dedujese que alguno de los hechos que se relacionan, pudieran ser constitutivos de delito", debido a las palabras de Gómez en una rueda de prensa días antes del pleno.

Todo ello, en base "al deber de transparencia y máxima colaboración institucional", que "hace necesario que de cara a la ciudadanía quede esclarecida totalmente la posible relevancia penal de estos hechos", por lo que se estima "oportuno" que sea asumido por el órgano que constitucionalmente tiene atribuidas las competencias para ello.

Igualmente, haciendo alusión a que el concejal de Hacienda, José María Bellido, haya manifestado "la imposibilidad de cobrar" la deuda de 40 millones de euros y conceptos tributarios y sanciones urbanísticas que mantiene Arenal 2000, sociedad de Rafael Gómez, con el Ayuntamiento, se instó al equipo de gobierno municipal a que, en caso de insolvencia de un deudor, se realicen, previa petición de informes técnicos, los trámites de derivación de responsabilidad a los administradores de la sociedad para hacer efectivo el cobro de la deuda, tanto en este caso como en cualquier otro procedimiento de grandes deudores con la administración local.

"a rafael gómez hay que destruirlo"

Entre el debate generado, el líder de UCOR defendió que "tenía una deuda de pago" por diversas construcciones y habló con la exalcaldesa con IU Rosa Aguilar y hoy diputada nacional por el PSOE, Rosa Aguilar, "para decirle que quitara lo que tenía pendiente y que se sentara una persona" con el entonces concejal de Urbanismo Andrés Ocaña, para "poner los Baños de Popea, el Cine Fuenseca y el Olimpia, valorados en cuatro millones de euros, y con eso se quitan las multas y deudas de Rafael Gómez", pero finalmente "no entraron en los presupuestos y se mantuvieron las multas", porque "a Rafael Gómez hay que destruirlo", al tiempo que el gobierno municipal "ordenó" sacar sus bienes a subasta.

Así, dice que "iba a pagar, pero decidieron machacar a Rafael y que los intereses aumentaran", de modo que "ese es el gran deudor que dicen que es Rafael Gómez", dado que "esa multa no se la ponen ni a mi prima la pelá", y concluye alegando que es "el mayor deudor y el más grande del mundo sin motivo", pues, a su juicio, "jamás tenía que estar en esta situación".

En concreto, en la rueda de prensa a la que se refieren los hechos, el empresario, conocido popularmente como 'Sandokán', subrayó que él es "una persona honrada", que en este caso ha sido la "víctima", ya que tenía el permiso verbal de la que fuera alcaldesa Rosa Aguilar para llevar a cabo las obras, en las naves de Colecor y en la Carrera del Caballo, al tiempo que arremetió con diversas descalificaciones contra el concejal de Hacienda y Gestión, José María Bellido (PP), por el tema de la deuda, y avisó de que, dada la "injusticia" que dice estar sufriendo, mientras no se sanciona a otros empresarios, piensa "levantar alfombras" e incluso querellarse contra el Ayuntamiento.

En relación a las sanciones millonarias que le impusieron por las distintas construcciones, Gómez manifestó que Aguilar le dijo "que se iban a quedar en 6.000 euros", algo que no ocurrió y ello llevó a la mujer de Gómez hace dos meses, según ha relatado el empresario, a decirle a Aguilar en un encuentro casual con ella que, si hubiera sabido lo que iba a hacer, "le habría partido la cara", pues el hecho, en opinión de Gómez, es que, tanto el anterior gobierno municipal de IU y PSOE, como el actual del PP, "han ido a destrozar a una familia y a acabar con el empleo de miles de trabajadores", de la empresa Arenal 2000, "y ahora a Bellido le da vergüenza" que Gómez encabece el principal grupo de la oposición, "cuando lo único que están haciendo desde el PP es destrozar el país".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.