El tesorero en funciones de la Real Academia Galega (RAG) y candidato a presidir esta institución, Manuel González, ha prometido "transparencia" en la gestión e "independencia" en la actuación de la Academia si obtiene el respaldo de los académicos en el pleno que elegirá a su nuevo presidente el próximo 20 de abril.

También ha abogado, en la presentación de su programa, por una política de "continuidad", aunque introduciendo los "cambios" que sean necesarios. Mientras, ha respaldado la gestión de su predecesor, Xosé Luis Méndez Ferrín, negando la existencia de casos de nepotismo.

Por otra parte, sobre la posibilidad de un acuerdo con la candidatura que encabeza el escritor Xesús Alonso Montero ha admitido que no es "optimista", aunque ha precisado que esperará "hasta el último momento" para cerrar su ejecutiva.

De momento, de ella sólo ha confirmado que estarán el hasta ahora vicesecretario Francisco Fernández Rey, catedrático de Filología Románica de la Universidade de Santiago de Compostela (USC), y el también catedrático de Filoloxía Galega Xosé Luis Regueira Fernández.

Posibilidad de consenso

Al hilo de ello, ha precisado que "siempre" tuvo "la esperanza" de llegar a un acuerdo y que no presentó su candidatura hasta que tuvo conocimiento por los medios de comunicación de que lo había hecho Alonso Montero. Asimismo, ha apostillado que "fracasó" su intento de reunir a todos los académicos. Aun así, ha insistido en que esperará hasta completar su candidatura, "pero no soy nada optimista", ha reconocido.

Por otra parte, González se ha mostrado partidario de continuar con la política de sus predecesores al frente de la RAG, entre los que se encontraba, en la presentación de su programa, el expresidente de esta institución, Xosé Luis Barreiro, junto a otros académicos como Manuel Rivas.

GESTIÓN

"Esta es una candidatura de continuidad", ha resumido al defender que "no hay nada del pasado de qué avergonzarse", en referencia, en particular, a las críticas que suscitó la gestión de Méndez Ferrín y que acabó con la presentación de su dimisión.

Al respecto, ha atribuido estas críticas "a desatinos de no sé qué intención" y ha insistido sobre aspectos como la política de contratación que se ha dado "cumplida información" en el plenario que abordó esta cuestión.

Sobre el uso de un Audi por parte del expresidente, ha cifrado en "12.000 euros" el ahorro de este coche para la RAG, "que cedió a la Academia la Xunta y que no era solo del presidente, sino que se utilizaba para todo", ha defendido.

En la misma línea, ha negado las acusaciones de nepotismo. "Es verdad que hay una política de contratación que era la que era", al reconocer que no había un concurso público, pero ha apuntado que él mismo propuso elaborar un protocolo para la contratación de personal de la RAG.

Decreto plurilingüismo

Junto a estas cuestiones, la candidatura de González plantea mantener el recurso de casación ante el Tribunal Supremo contra el Decreto de Plurilingüismo de la Xunta. "Es para velar por los derechos lingüísticos del gallego", ha apuntado el candidato a presidir la RAG, quien, sin descartar recurrir a instancias europeas, ha recordado que el recurso "se puede retirar", en alusión a un cambio de posicionamiento por parte de la Xunta.

En materia de financiación, ha argumentado que la situación de la RAG "dista de ser satisfactoria" con una asignación por parte de la Administración autonómica de medio millón de euros para este año, que ha comparado con los más de 6 millones o los 3,2 millones que destinan las comunidades autónomas de Cataluña o Valencia a sus respectivas academias.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.