La secretaria General del PP, María Dolores de Cospedal, ha vuelto a insistir en su opinión sobre los escraches tras sus polémicas declaraciones del fin de semana.

La dirigente popular -que ha ofrecido una rueda de prensa en la sede nacional del PP tras siete semanas sin contestar allí a las preguntas de los periodistas- considera que estos hechos sí se pueden comparar a lo que ocurrió en la Alemania nazi y también en otros países y opina que "la violencia se volverá en contra los que la están generando".

Tras lamentar estos actos de violencia a los que "lamentablemente" su partido está "acostumbrado en los últimos días", principalmente en Cataluña, la dirigente del PP ha dicho que "la violencia sólo genera violencia, y los empujones, gritos y actos violentos sólo generan más gritos, más empujones y más violencia".

De Cospedal ha advertido de que si hubiera algo "grave que lamentar" por los escraches que se están realizando contra dirigentes políticos o contra las instituciones "habrá que mirar a los responsables de provocar la violencia que se está provocando". Se ha reafirmado en calificar de "acto de totalitarismo, nazismo o fascismo" estos actos.

"Ir a casa de alguien y decir 'se dónde vives', violentar a su familia, a sus hijos, se puede comparar a lo que se produjo en los años 30 en un país europeo y en otros sitios también", ha añadido después. En este sentido, aseguró que "a nadie le gustaría que le pasara en su propia casa, ni con sus hijos, ni en su negocio, ni con su marido, mujer, padre o madre".

Al ser preguntada si cree que se debe incrementar la protección policial de los miembros del PP, aseguró que lo que se tiene que pedir es que los miembros del PP "no requieran de protección policial" porque, argumentó, eso no es propio de un país democrático.

Por último, se ha mostrado convencida de que la mayoría de los españoles está en contra de los escraches.