Irak
Varios iraquíes inspeccionan el escenario de un ataque con coche bomba en Kirkuk, al norte de Irak. EFE

Al menos 12 personas han muerto y otras 74 han resultado heridas por el estallido de tres coches bomba en una nueva cadena de atentados en ciudades iraquíes, lo que eleva el total de muertos a lo largo de la jornada de este lunes a 36, informó una fuente policial iraquí.

En Bagdad se registró el mayor número de víctimas, con once muertos y 52 heridos por el estallido de seis vehículos cargados con explosivos en barrios del sur, este y centro, y en la carretera que lleva al aeropuerto de la ciudad.

Irak vive un deterioro de la seguridad con numerosos atentadosAdemás, otros tres coches bomba explotaron en la localidad de Tuz, en la provincia de Salahedín (norte), donde causaron cinco muertos y 50 heridos. En Kirkuk (norte), la detonación de cuatro vehículos, tres de ellos contra el rector de la universidad de esta ciudad, Behram Jorshed, que salió ileso, causaron dos fallecidos y 24 heridos.

También hubo atentados similares y ataques armados en otras zonas de las provincias de Salahedín (norte), Diyala (este), Nínive (norte), Babel (centro), Zi Qar (sur) y Al Anbar (oeste), donde al menos seis personas perdieron la vida y 74 resultaron heridas.

A los sucesos de este lunes se suman varios ataques ocurridos el domingo en distintos puntos del país, que ocasionaron doce muertos, la mayoría miembros de las fuerzas del orden, y once heridos. De esos atentados el más mortífero fue uno cometido en la población de Shura, a unos 35 kilómetros al sur de Mosul (norte), donde dos policías perecieron y otras siete personas resultaron heridas por la detonación de una bomba escondida en un cadáver abandonado en la calle y que los agentes iban a retirar para llevarlo a la morgue.

Menos seguridad

En la actualidad, Irak vive un deterioro de la seguridad con numerosos atentados, dirigidos sobre todo contra objetivos chiíes y de las fuerzas de seguridad. Asimismo, afronta una crisis política originada por las protestas de suníes en varias provincias, entre ellas Al Anbar y Nínive, donde los manifestantes mantienen un pulso contra el Gobierno del primer ministro, el chií Nuri al Maliki.

Para el próximo sábado está prevista la celebración de elecciones a los Consejos Provinciales en todo el país, menos en la región autónoma del Kurdistán iraquí y en Al Anbar y Nínive, donde han sido aplazadas por motivos de seguridad.