Médicos egipcios recibieron órdenes de operar sin anestesia a los heridos en las revueltas

  • Un informe recoge que el Ejército participó en muchas de las desapariciones, torturas y asesinatos cometidos en el país durante el levantamiento de 2011.
  • Morsi ha expresado su malestar con lo que ha juzgado como intentos por parte de las fuerzas opositoras de distorsionar la imagen de las Fuerzas Armadas.
  • "Las filtraciones muestran una verdad que el presidente quería que la gente olvidara. Este informe ha de ser hecho público", dicen en Human Rights Watch.
Unos médicos atienden a unos heridos en un improvisado hospital cerca de la plaza Tahrir de El Cairo.
Unos médicos atienden a unos heridos en un improvisado hospital cerca de la plaza Tahrir de El Cairo.
EFE/Andre Pain

El presidente de Egipto, Mohamed Morsi, durante su reunión de este jueves con miembros del consejo militar, ha expresado su malestar con lo que ha juzgado como intentos por parte de las fuerzas opositoras de distorsionar la imagen de las Fuerzas Armadas, al tiempo que ha denunciado estos presuntos intentos, según ha informado el diario egipcio Al Ahram.

El encuentro ha tenido como objetivo estudiar el informe presidencial filtrado a los medios en los últimos días, en el que se recoge que el Ejército participó en muchas de las desapariciones, torturas y asesinatos cometidos en el país durante el levantamiento de 2011. Según esta investigación, las Fuerzas Armadas también tomaron parte en los saqueos del Museo de Antigüedades Egipcias de El Cairo.

Aunque el informe, realizado por un comité de investigación cuidadosamente seleccionado y presentado al presidente el pasado mes de enero, todavía no se ha hecho público, el contenido de algunos capítulos, a los que ha tenido acceso el diario británico The Guardian, implica directamente a los soldados egipcios en numerosos crímenes llevados a cabo contra la población.

Este mismo jueves, el rotativo británico ha publicado un nuevo capítulo del informe, en el que se recoge que médicos militares recibieron órdenes de operar sin anestesia y sin esterilizar el material a manifestantes heridos en el hospital militar Kobri al Koba de El Cairo. Asimismo, subraya que doctores, soldados y médicos agredieron a manifestantes en el interior del hospital y encerraron a algunos de ellos en la planta baja.

El informe recomienda en este capítulo una investigación en torno a los más altos responsables del Ejército. A pesar de no haber sido publicado, el hecho de que sea un documento presidencial implica el primer reconocimiento por parte del Estado de la escala de las atrocidades cometidas por el Ejécito durante la revolución.

"Ha de ser publicado"

Tras la publicación del mismo, la directora de Human Rights Watch (HRW) en Egipto, Heba Morayef, ha indicado que "no se puede sobrestimar la importancia de este informe". "Es increíblemente importante. Hasta hoy, no ha habido reconocimiento estatal del uso excesivo de la fuerza por parte de la Policía y el Ejército", ha agregado.

"El Ejército siempre ha dicho que respetó las posiciones de los manifestantes y que no disparó ni una sola bala contra ellos. Este informe es el primero que condena de forma oficial al Ejército y le hace responsable de torturas, asesinatos y desapariciones", ha recalcado. "Las filtraciones muestran una verdad que el presidente quería que la gente olvidara. Este informe ha de ser hecho público por Morsi. Ha de ser publicado para que tenga el sello de respaldo oficial", ha remachado Morayef.

Por su parte, el investigador de la ONG Iniciativa Egipcia para los Derechos Personales Karim Ennarah ha destacado que las presuntas acciones del Ejército equivalen a crímenes de guerra, tal y como son definidos por las Convenciones de Ginebra. "Las pruebas de que hay gente que fue torturada en un hospital militar y de que los médicos militares ordenaron a sus subordinados operar sin anestesia es más que simplemente escandaloso", ha argumentado.

"Si esto ocurriera en el contexto de una guerra, contra prisioneros de guerra, sería un crimen de guerra. Es una violación grave de la ética médica más básica en cualquier contexto, así que imaginad en el contexto de una manifestación en la que el Ejército se enfrenta a manifestantes en su propio país", ha remachado.

El importante abogado pro Derechos Humanos Mohsen Bahnasi ha recalcado que "este informe no está siendo valorado como debe" y ha subrayado que "hay nuevas pruebas que han de ser investigadas, y nada de eso ha ocurrido".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento