Enrique López Veiga
Enrique López Veiga Archivo

Enrique César López Veiga, 66 años, senador del PP desde junio de 2012, no solo cobra su salario público como parlamentario. También percibe una pensión de jubilación como exfuncionario de instituciones penitenciarias. "Si es legal, es ético", ha explicado a 20Minutos.

En pleno debate sobre el papel de los políticos, los múltiples casos de corrupción y su pésima valoración por los ciudadanos, el caso de López Veiga es, al menos, sorprendente y cuestionablemente moralmente. "Entiendo el debate, pero uno tiene que acatar las leyes. ¿Por qué voy a renunciar a un derecho?, señala.

López Veiga cobra como senador 2.813,91 euros brutos al mes como salario base, a los que hay que sumar 1.822,38 euros en dietas e indemnizaciones por haber sido elegido por una circunscripicón distinta a la de Madrid. Además, como presidente de la comisión de Suplicatorios tiene derecho a una asignación extra de 1.431,32 euros. En total: 6.066 euros brutos al mes y 72.800 al año . "Mi sueldo no llega a los 5.000 euros mensuales", aclara.

Una pensión europea compatible en España

El ahora senador, elegido por el cupo del Parlamento gallego, tiene una larga trayectoria política. Fue consejero en distintos Gobiernos gallegos y diputado autonómico en dos etapas: entre 1989 y 1993, y entre 2001 y 2009. Entre 1997 y 1998 fue Jefe de Gabinete del presidente del Parlamento Europeo y director general de Finanzas y de Control Financiero del Parlamento Europeo. También fue rival de Alberto Núñez Feijóo en la carrera por la sucesión de Manuel Fraga al frente de la Xunta en 2006.

Tengo la vida resuelta y ganaba más en el sector privado" En su declaración de bienes se detalla que además cobra 59.652 euros brutos anuales de "pensión de jubilación como antiguo funcionario de las Instituciones Penitenciarias". López Veiga señala que Europa tiene "un régimen impositivo propio y que no tengo derecho en España a una pensión de jubilación, pero sí en Europa. Esta pensión de jubilación pasó en noviembre de 2012 por la comisión de compatibilidades y se declaró compatible, por lo que tengo derecho a ella".

Es más, señala, "si no hubiera sido compatible, no hubiera aceptado ser senador. Tengo la vida resuelta y ganaba más en el sector privado". Ante la pregunta si es ético cobrar dos retribuciones públicas. "Es un derecho que tengo. Y si es legal, es ético".

Actividades privadas

El senador también explica que el Senado le ha autorizado a tener hasta tres actividades privadas complementarias con su trabajo parlamentario, por la que "ahora no recibo ninguna retribución", pero que en 2011 le reportaron 38.000 euros. Como senador, de momento su labor está siendo discreta: ha formulado tres preguntas al Gobierno y ha presentado un moción en el Pleno.