El anciano había ido a coger setas con su hijo, que fue quien alertó el sábado de que le había perdido la pista. Los agentes localizaron el cuerpo en el fondo del barranco del Hociño. Para recuperarlo fue necesaria la intervención del grupo de rescate de montaña de los Bomberos, dado que se encontraba en una zona inaccesible. También se movilizó un helicóptero. Sus vecinos señalaron que la víctima se encontraba muy bien de salud y que estaba en tratamiento por problemas en la sangre.