Volker Eckert, el camionero de 47 años que el pasado viernes fue detenido por el asesinato de una prostituta búlgara en Girona, y que confesó otras cuatro muertes, admitió ayer haber matado en 2001 a otra chica cuyo cadáver abandonó en un camino de Macanet de la Selva (Girona).