Un niños de 16 meses falleció ayer en el domicilio familiar de Illa de Arousa (Pontevedra) en circunstancias que todavía investiga la Guardia Civil.

El bebé se encontraba con sus padres en casa, jugando con un primo de seis años

Los médicos del Centro de Salud de A Illa de Arousa, donde fue inicialmente atendido y del hospital comarcal del Salnés sospechan que la muerte podría ser consecuencia de la ingestión de polvo de comida para conejos.

El bebé, que hoy hubiera cumplido exactamente 17 meses, murió poco antes de las 20 horas después de ser atendido de urgencia por médicos del hospital comarcal del Salnés, donde falleció, precisaron las citadas fuentes.

Según los datos facilitados por la Guardia Civil, el niño se encontraba en el interior de la vivienda junto a sus padres y, mientras jugaba con un primo de 6 años de edad, habría aspirado polvillo de pienso que se encontraba en un cubo cercano.

A consecuencia de la inhalación de ese polvo comenzó a llorar y, ante la irritación de las vías respiratorias, los padres optaron por trasladarlo de urgencia y explicar el caso a los médicos, que no lograron salvar su vida.