La Unión ha exigido al expresidente de Cantabria Miguel Ángel Revilla explicaciones "públicas y documentadas" acerca del paradero de los más de 2,5 millones de euros de subvenciones recibidas por parte del Ministerio de Industria para el Ecoparque del Besaya.

"Mucho nos tememos que ese dinero se haya volatilizado y que sea otro de los regalos para la posteridad de Miguel Ángel Revilla", ha afirmado en un comunicado el presidente de La Unión, Rafael Sebrango, que señala que, gracias al concurso "fraudulento y corrupto", planificado por el bipartito PRC-PSOE ese dinero estaba en manos de la empresa Alcalá 120, de la que era copropietaria Silver Eagle, de Jacobo Montalvo, y Caixa Catalunya.

La Unión ha afirmado que la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cantabria (TSJC) que "atajó" el "concurso corrupto" del Ecoparque, según lo ha definido esta formación política, además de anular el mismo "ordenó anular todos los contratos firmados a consecuencia de dicho concurso".

Tras afirmar que el concurso del Ecoparque fue "diseñado para dárselo sí o sí" a la empresa de Jacobo Montalvo, expropietario del Racing de Santander, La Unión ha recordado que la sentencia "obliga" a que la subvención de más de 2,5 millones de euros, quedara en las arcas del Gobierno de Cantabria".

Advierte de que, si el dinero no fue reintegrado por Alcalá 120 a las arcas regionales, hay un "evidente peligro" de que sean los ciudadanos de Cantabria los que lo tengan que pagar al Ministerio de Industria.

"Tenemos que saber si ese dinero se lo quedó la empresa de Montalvo, se lo quedó Caixa Catalunya, o un tercero desconocido", ha afirmado La Unión, que ha mantenido que todo el proceso del Ecoparque del Besaya es una "crónica de corrupción económica y política, desplegada por el Gobierno de Miguel Angel Revilla".

"Ojalá nos equivoquemos, y ojalá no tengamos los ciudadanos de Cantabria que pagar, una vez más, las actuaciones corruptas de nuestros políticos regionales", ha aseverado Sebrango.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.