La Fiscalía Provincial de Córdoba pide un total de dos años de prisión para un padre, acusado de pegar a su hijo con un gato hidráulico, al tiempo que solicita una multa de más de 700 euros para el hijo por pegar a su progenitor durante una discusión en la localidad cordobesa de Moriles.

Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, sobre las 18,00 horas del 19 de marzo del año 2011, el procesado A.M.A., de unos 30 años de edad, se encontraba en la propiedad de sus padres, en la carretera CO-5210, en el término municipal de la citada población.

En concreto, el joven estaba acompañado de otra persona, con la que desmontaba un automóvil, momento en el que se presentó en el lugar su padre, R.M.R. y de más de 50 años, junto con otra persona, e iniciaron una discusión entre los acusados, por causas que no han trascendido.

Durante el transcurso de la misma, el progenitor golpeó con un gato hidráulico a su hijo, mientras que éste le pegaba en el rostro y una rodilla. Como consecuencia de los hechos, el hijo sufrió heridas y el padre, una contusión en las dos citadas partes de su cuerpo. Por ello, el fiscal acusa al padre de un delito de lesiones, y al hijo, de una falta de lesiones.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.