Joan Carles Sánchez.
El alcalde de Sabadell, JOan CArles Sánchez, en su toma de posesión. ESTHER ROMAGOSA /ACN

Sabadell tiene desde esta martes un nuevo alcalde después de que Manel Bustos, al frente de la alcaldía durante 14 años renunciara a su cargo -aunque no a su acta de concejal- a raíz de su imputación en el caso Mercurio, en el que se investiga una presunta trama de corrupción urbanística.

El socialista Joan Carles Sánchez se ha convertido en el tercer alcalde de la democracia de Sabadell con 13 votos favorables, 12 nulos y 2 en blanco. Es decir, solo obtuvo el apoyo de los concejales del PSC y tres de ellos, entre los que se encuentra Bustos, están imputados por corrupción.

De hecho, CiU y Entesa per Sabadell reclamaron de nuevo la dimisión de los concejales imputados, así como la destitución de los cargos de confianza. Asimismo, la oposición amenazó con una moción de censura.

La oposición exige la dimisión de los tres concejales imputadosTras recibir la vara de manos de la teniente de alcalde Montserrat Capdevila, ha asegurado que llega "con la mano tendida a la oposición y a los movimientos vecinales y cívicos de la ciudad". También ha agradecido la labor realizada por su entecesor pero avisó que "ahora ha llegado el momento de caminar solo poniendo los intereses de la ciudad por encima de los propios".

"Quiero ser el alcalde de todos y todas", ha subrayado Sánchez, quien ha asegurado que tomaran "decisiones que mejoren la transparencia" para "garantizar la gobernabilidad" de la ciudad.

"Llegar a la alcaldía sin pasar por unas elecciones municipales y los efectos de una investigación judicial (...) son elementos que no ayudan a la confianza", ha admitido el nuevo alcalde", ha admitido Sánchez, quien confía en la inocencia de sus compañeros de partido y reclamó que se respete la presunción de inocencia.

Con todo, ha centrado gran parte de su discurso de investidura en la crisis económica, que es la cuestión que debe centrar los debates del consistorio.

Nuevas acusaciones

El fiscal anticorrupción que investiga el caso Mercurio ha enviado un informe al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) en el que considera que Bustos, la alcaldesa de Montcada i Reixach, Maria Elena Pérez, y el exsecretario de organización del PSC, Daniel Fernández, han podido cometer un delito de falsificación en documento público.

El Ministerio Público cree que pudieron alyerar un expediente administrativo municipal para contratar a un exalto cargo del tripartit en el consistorio de Montcada. Se trata de un delito castigado con penas de entre tres y seis años de cárcel.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.