Interesados en el ‘Pinyin’

Así se llama a escribir mandarín con nuestro alfabeto en vez de con símbolos. Niños chinos adoptados llenan las aulas para conocer su cultura de origen.
La profesora da instrucciones a tres de sus alumnas, ayer, en el Centro Cultural Chino.(Pablo Elías).
La profesora da instrucciones a tres de sus alumnas, ayer, en el Centro Cultural Chino.(Pablo Elías).
Hace a penas dos meses que el Centro Cultural Chino ha abierto sus puertas en Valladolid y ya cuenta con un centenar de alumnos.La mitad de ellos, los adultos, busca en el mandarín un futuro y un valor añadido a su profesión; mientras que la otra mitad, los pequeños, son en su mayoría niños chinos adoptados por familias españolas. «No es el único alumnado, pero sí predominan los padres que deciden que sus hijos profundicen en la cultura de la que son originarios», asegura Belén Artuñedo, coordinadora de programación del centro.

No sólo lengua

Aunque los cursos de idioma son la actividad principal, el Pinyin (o adaptación del chino mandarín a nuestro alfabeto) no es lo único que despierta el interés. Hay cursos de caligrafía, sobre los símbolos chinos, mucho más plásticos y artísticos. Se hacen también todo tipo de traducciones e interpretaciones, «acuden mucho a nosotros padres que van a adoptar y necesitan traducir documentos. Solemos acompañar además a las delegaciones de empresarios chinos cuando nos visitan», cuenta Artuñedo.

¿Saben que los negocios en China se cierran en las comidas y para no ofender a nuestro interlocutor debemos brindar con nuestra copa por debajo de la suya? Es más, la tarjetas de visita se dan con las dos manos y las letras hacia arriba, o se puede estropear el negocio. Son sólo dos ejemplos de lo que se puede aprender en un curso de chino comercial, que también está teniendo mucha aceptación, y donde lo que despierta la curiosidad de los alumnos son los protocolos culturales.

De cara al futuro ya están preparando cursos de cocina china, sobre fiestas tradicionales y pensamiento. Sueñan con, algún día, editar sus propios materiales y, por qué no, convertirse en referencia del mundo cultural chino en Valladolid.

Presente y futuro

Charo García e Inés-Zhi. madre e hija de 47 y 6 años.

«Aprende inglés ¿por qué no chino?»

«Adoptamos cuando estaba a punto de cumplir un año y lleva en clases de chino casi desde los tres. Le gusta mucho porque ha interiorizado las clases como algo habitual y a mí me parece que es muy positivo que aprenda la cultura de la que es originaria. Yo le digo que es española de origen chino. Si es bueno que los niños aprendan inglés y otros idiomas, en su caso, por qué no chino, que es su identidad cultural y además un idioma con interés y mucho futuro.

Derechos de la infancia

Los niños adoptados podrán conocer su orígen biológico si lo desean. La consejera de Familia, Rosa Valdeón, insistió ayer en que la Junta regulará ese derecho. En el año 2005 llegaron a Castilla y León 340 niños adoptados: 205 procedían de China, 74 de Rusia, 22 de Ucrania, 13 de India, 9 de Etiopía y 5 de Bolivia.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento