Su partido, la Liga de las Familias Polacas –socio minoritario en el Gobierno y que también está en contra del aborto y los homosexuales–, ha propuesto que en su lugar se enseñe creacionismo, una «verdad confirmada».