Los tres sindicatos con mayor representación en el campo gallego se han reunido este viernes con el secretario xeral de Medio Rural e Montes, Tomás Fernández-Couto, al que han advertido de que mantendrán la presión para que el acuerdo alcanzado con la Xunta —con la firma del propio presidente gallego— sea tenido en cuenta en la ley de mejora de la cadena alimentaria.

Unións Agrarias (UU.AA.), Xóvenes Agricultores (XX.AA.) y Sindicato Labrego Galego (SLG) buscan que la sanción de la venta por debajo de costes sea incorporada en el borrador de la ley, que fue ya aprobada por el Consejo de Ministros pero a la que resta el trámite parlamentario.

Y es precisamente en el Congreso de los Diputados donde las organizaciones agrarias pretenden que el Gobierno gallego aproveche la mayoría del Partido Popular para lograr que el texto introduzca esta cuestión, que consideran "fundamental" para la supervivencia de las explotaciones lácteas gallegas.

El nuevo encuentro con el alto cargo de la consellería ha sido interpretado de distintas formas por los responsables sindicales y, así, el secretario xeral de UU.AA., Roberto García, ha mostrado su malestar por la "pérdida de tiempo" con Fernández-Couto.

García asegura en un comunicado que el director general de Industrias Agroalimentarias, Fernando Burgaz, les trasladó que no tenía "ninguna constancia de las enmiendas a la ley que el presidente de la Xunta se comprometió a trasladar al Gobierno".

No obstante, el dirigente de XX.AA., Francisco Bello, afirma, en declaraciones a Europa Press, no tener "ninguna duda" al respecto de que sí lo hicieron. "Lo que ocurre es que no le hicieron caso", agrega y, por tanto, urge "un esfuerzo" ya que, de lo contrario, se materializaría "un incumplimiento claro" de lo pactado por el titular de la Xunta con los sindicatos agrarios.

En esto sí coinciden Xóvenes y Unións, ya que Roberto García incide en que "el presidente de la Xunta de Galicia tiene la obligación de abandonar el papel de mero observador y remangarse políticamente para frenar este despropósito" que, en palabras de Bello, representa "un grave paso atrás" en un objetivo "irrenunciable".

"jarro de agua fría"

Según explica el líder de XX.AA., responsables del departamento autonómico, en la "intensa" reunión de este viernes, reconocieron que "fue un jarro de agua fría" que el borrador de la ley de mejora de la cadena alimentaria no tuviese en cuenta las multas a la venta de leche por debajo de los costes de producción. Por ello, "no descartan seguir presionando", según apunta Bello.

El máximo representante de UU.AA., por su parte, subraya que "solo desde un marco legal claro, completo y contundente" se puede poner "fin" a la "mecánica de venta a pérdidas" que la distribución francesa "lleva perpetrando con total impunidad para ahogar al sector productor gallego y quedarse con toda la cuota de mercado".

Consulta aquí más noticias de A Coruña.