El atentado más dramático de la historia de España, el del 11 de marzo de 2004 en Madrid, acabó con 192 muertos, 1.800 heridos y un saco de siniestros intereses que sólo el tiempo terminará por desvelar.

El escrito de la Asociación de Ayuda a las Víctimas del 11-M, subvencionada por la Comunidad de Madrid, y en la que -por enésima vez- se sugiere que ETA podría haber participado en la masacre, podría ser el último episodio de esta oscura trama en la que los medios, en uno u otro sentido, están jugando un papel protagonista.

Grosso modo, esta asociación presidida por Ángeles Domínguez, ha planteado cuatro tramas fundamentales en el 11-M:

  • Primera trama: la asturiana. La que robó los explosivos y los vendió a los terroristas. Su interés -siempre según la asociación-, era puramente económico.
  • Segunda trama: la de Jamal Ahmidan, El Chino. Formada por delincuentes comunes, dedicados fundamentalmente al trapicheo de drogas". Su interés -a pesar de que El Chino se suicidó- era puramente lucrativo.  
  • Tercera trama: la yihadista de Mustafá Maymoni. Es la parte político religiosa de la trama.
  • Cuarta trama: ETA. "Aparecen gran cantidad de indicios de la relación de ETA con los atentados sin investigar (...), dieron cobertura logística a las otras tramas, que montaron los artefactos explosivos en Morata de Tajuña... probablemente pertenecían a ETA", afirma el escrito de la asociación, que afina aún más relacionando a los etarras Asier Eceiza, Josune Oña, Arriet Agirre y Maite Aranalde.

Una vez más, este tipo de planteamientos ha creado un enfrentamiento explícito entre los medios de comunicación.

Así, lo que para El Mundo "no es un hecho baladí, ya que si los explosivos tienen nitroglicerina la dinamita que explotó era Titadine y no Goma 2 ECO, lo que conduciría a una implicación tan real y directa como incómoda de ETA en los atentados del 11-M", para El País "el escrito se basa en conjeturas sin pruebas de las que se llegan a conclusiones inventadas que, igual que apuntan a ETA, podrían señalar a los GRAPO o el narcoterrorismo, entre centenares de hipótesis".