Chunta Aragonesista (CHA) ha lamentado que el Consejo de Gobierno haya aprobado este martes la declaración de interés general para la unión de las estaciones de esquí de Formigal, perteneciente a Aramón, y Astún y Candanchú, y ha reiterado su "rotunda oposición" a un proyecto "innecesario, que nos devuelve a la época del pelotazo y que medioambientalmente es una barbaridad", ha señalado el diputado de CHA, Joaquín Palacín.

El próximo lunes, Palacín expondrá estas razones al consejero de Presidencia, Roberto Bermúdez de Castro, que, a solicitud de CHA, comparecerá ante la Comisión de Economía y Empleo de las Cortes para explicar el proyecto, y le instará a retirarlo. El grupo parlamentario también ha reclamado que explicaciones del presidente de Aramón, Manuel Guedea, pero por el momento esta solicitud no ha sido atendida en el parlamento.

"En plena crisis económica, ¿de dónde van a sacar la financiación?", se ha preguntado Palacín, al recordar que Aramón "no está precisamente boyante" y que ya necesitó hace un año un aval de 6 millones de euros del Gobierno de Aragón para operaciones de financiación de Aramón, mientras que Candanchú, privada, también "arrastra una enorme deuda y sólo ha podido abrir sus puertas este año por la intervención del propio Gobierno".

"La operación está toda orquestada, y en ella entró también la compra de la estación de Canfranc, que ya no está destinada a la reapertura de la línea internacional sino que, como dijo Rudi, tendrá un papel central en el proyecto de unión de estaciones", ha afirmado Palacín.

La presidenta señaló hace un mes que su objetivo era instalar un telecabina de acceso a pistas desde Canfranc y hacerlo a partir de este año 2013, indica CHA en un comunicado.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.