Aurelia Rey, la anciana coruñesa de 85 años cuyo desahucio lograron paralizar el lunes varios miembros de la plataforma Stop Desahucios, además de vecinos y hasta bomberos que se negaron a cortar las cadenas para acceder, no tendrá que abandonar su vivienda en las próximas horas.

A menos 300 personas han acudido a la puerta de su casa —algunos han hecho guardia por la noche— por si se volvía a repetir el episodio y la comisión judicial decidía seguir adelante con la ejecución. Sin embargo, según ha explicado a 20minutos.es Nicanor, de 73 años, miembro de la plataforma, el nuevo intento no se producirá, creen, al menos hasta dentro de una semana.

La plataforma ha sido informada "por escrito" de que el desahucio no tendrá lugar este martes; mientras tanto, el abogado de Aurelia va a presentar, según informa La Voz de Galicia, un escrito para intentar retrasar una nueva orden de desalojo. La mujer "está muy entera", explica el portavoz de la plataforma, "nos está dando ejemplo a todos", añade, explicando que no entiende demasiado lo que le está pasando, "dice que no hay justicia en esta ciudad".

20minutos.es se ha puesto en contacto con el abogado de la familia propietaria —que es, a su vez, uno de sus miembros—, y este ha declinado hacer comentarios sobre el proceso de desahucio. A la pregunta de si se han planteado reconsiderar su postura, ha contestado: "Ni sí, ni no ni todo lo contrario".

Durante la pasada noche permanecieron en el portal del edificio donde vive la anciana ocho miembros de Stop desahucios y otros dos lo hicieron en la propia vivienda, acompañando a la mujer, según fuentes de la asociación. Aunque la policía también mantuvo una discreta vigilancia en esas horas, por la mañana no había presencia policial en el lugar, donde se han concentrado varios cientos de ciudadanos.

Nicanor explica que los propietarios de la vivienda, "una familia muy conocida en A Coruña", están ejerciendo "un acto de violencia", algo que según el portavoz de la plataforma se pudo comprobar el lunes: "Había un parlamentario y concejales tirados por el suelo y tres policías para cada uno", relata. Para el portavoz se trata de una "violencia inusitada", algo que no "podemos permitir".

Segundo intento paralizado

Durante toda la jornada de este lunes, más de 200 personas convocadas por el colectivo Stop Desahucios permanecieron en las inmediaciones de la vivienda, ubicada en el número 9 de la calle Padre Feijóo, en el centro de A Coruña, para evitar el desalojo de la mujer.

El BNG ha criticado la "carga policial" y ha solicitado la dimisión del Subdelegado del Gobierno A las 11.40 horas del lunes la comisión judicial decretó la suspensión del desahucio, pero minutos después agentes de la Policía Nacional se personaron en el inmueble donde todavía permanecían decenas de manifestantes -entre ellos responsables políticos de BNG e IU-, lo que dio lugar a escenas de tensión con empujones y caídas.

Varios personas colocaron una cadena en la puerta del inmueble y los bomberos, que habían sido requeridos para retirarla, se negaron a hacerlo, exhibiendo alguno de ellos un cartel del colectivo Stop Desahucios.

El BNG ha criticado la "carga policial" y ha solicitado la dimisión del Subdelegado del Gobierno en A Coruña, Jorge Atán. Asimismo, ha anunciado que pedirá la comparecencia del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.

Finalmente, este segundo intento también fue suspendido al entender que la seguridad de las personas allí presentes no estaba garantizada, según ha informado el TSXG en un comunicado.

Aurelia Rey reside en el noveno piso -sin ascensor- del número 9 de la calle Padre Feijóo, en el centro de A Coruña, por el que paga 126 euros mensuales -con unos ingresos de 356 euros-. En 1999 pagó con retraso una de las mensualidades, una situación que volvió a repetirse en marzo de 2011, lo que motivó la apertura del proceso judicial de desahucio por impago.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.