Universitarios
Alumnos a la entrada de la universidad. ARCHIVO

La secretaria de estado de Educación, Montserrat Gomendio, subrayaba hace unos días la importancia de proporcionar información al estudiante en el momento en que tiene que tomar decisiones sobre su trayectoria académica" algo que, según ha señalado, "no se está haciendo".  

En declaraciones a TVE, Gomendio se refería así a las declaraciones del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, en relación a que los estudiantes "no deberían pensar sólo en estudiar lo que les apetece o a seguir las tradiciones familiares a la hora de escoger itinerario académico" sino que deberían tener en cuenta también "las necesidades y la posible empleabilidad".

En este sentido, subrayó que en España el índice de estudiantes que eligen la trayectoria de bachillerato y universidad es "mucho más alto que en otros países de la OCDE".

Sin embargo, ha explicado que de éstos, el 50% estudian grados universitarios de humanidades o ciencias sociales para los que "hay poca demanda en el mercado laboral".

Universitarios que cursan FP

Por eso, según argumenta, se está dando en España un crecimiento del número de jóvenes que, tras finalizar el bachillerato y los estudios universitarios, se ven obligados a cursar un grado superior de FP para poder acceder a un empleo. A su juicio, esto resulta "muy frustrante" para el joven y "muy costoso" para la sociedad en términos económicos.

Esto resulta muy frustrante para el joven y costoso para la sociedad en términos económicos Por otro lado, en relación a la reunión mantenida el día anterior con las comunidades autónomas para analizar la memoria económica de la reforma educativa, la secretaria de Estado señaló que es "difícil prever" el coste económico que tendrá, que dependerá de "con qué rapidez logre reducir la tasa de abandono escolar temprano". Así, ha indicado que cuanto mayor sea el éxito de la reforma, "más cara resultará".

En la misma línea, recordó que del aumento de alumnos que no abandonen los estudios, un porcentaje tomará el itinerario de la Formación Profesional (FP), que "es más costoso que el bachillerato".

También ha indicado que el adelanto de la decisión de la trayectoria académica al cuarto curso de la ESO se encarecerá en las comunidades autónomas donde hay mayor proporción de escuelas rurales.

En este sentido, ha reconocido que el Gobierno "no lo tuvo en cuenta con suficiente detalle cuando presentó la memoria económica en verano". De este modo, ha apuntado que el coste de implantación de la reforma "se multiplica por cinco" en los últimos datos presentados por el ministerio.

Este coste, en caso de que la reforma se apruebe en otoño de 2013 y se empiece a aplicar durante el curso 2014-2015, sería mayor al año de aplicar la reforma, en 2015-2016, según ha explicado Gomendio. "No supondría costes para las comunidades autónomas hasta el curso 2016-2017", ha asegurado.