'Mi libro de horas': la piedra filosofal del cómic llega con prólogo de Thomas Mann

  • Nórdica publica la obra con la que el belga Frans Masereel sentó las bases del cómic en 1919.
  • Sus novelas se caracterizan por la ausencia de palabras, una carencia que suple con la gran capacidad expresiva de sus dibujos.
Masereel es uno de los creadores más importantes en el campo de la xilografía.
Masereel es uno de los creadores más importantes en el campo de la xilografía.
Nórdica Libros.

La editorial Nórdica publica Mi libro de horas, la obra con la que el belga Frans Masereel sentó las bases del cómic en 1919.

El prólogo corre a cargo de Thomas Mann, quien destacó que las obras de este artista son "tan extrañamente convincentes" que es imposible "cansarse de mirarlas".  

Masereel (Blankenberge, Bélgica, 1889 - Avignon, Francia, 1972) es uno de los creadores más importantes en el campo de la xilografía, quien destacó por sus ideas pacifistas y cuya obra se impregnó de los temas de interés social.

Sus novelas se caracterizan por la ausencia de palabras, una carencia que suple con la gran capacidad expresiva de sus dibujos.

Tal y como señaló el premio Pulitzer Art Spiegelman, autor de Maus, la obra gráfica de Masereel es "una parte secreta de los cómics".

Durante su juventud estudió grabado sobre madera y fue esta técnica la que utilizó tanto en la obra que ahora se presenta como en Recuerdos de mi país (1920) o La ciudad (1925), también publicada en esta editorial.

El artista, nacido en el seno de una familia burguesa, se estableció en París en 1910 y pocos años más tarde se instaló en Ginebra para evitar formar parte de la Primera Guerra Mundial. Allí conoció a intelectuales pacifistas como Stefan Zweig y Romain Rolland, cuyas obras ilustró.

*Consigue las mejores novedades en literatura en PopularLibros.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento