El juez instructor del caso Nóos, José Castro, y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach se desplazaron este jueves a Madrid para llevar a cabo varios interrogatorios en torno al pago de 144.000 euros efectuado por la Fundación Madrid '16, dependiente del Ayuntamiento de Madrid, a la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS) de Iñaki Urdangarin.

Entre las personas que fueron interrogadas, según fuentes judiciales, se encuentran la exconsejera delegada de Madrid '16 Mercedes Coghen, el director financiero Gerardo Corral y el exdirector de Deportes del Ayuntamiento de Madrid, bajo la alcaldía de Alberto Ruiz-Gallardón, Miguel de la Villa. Todos ellos comparecieron en calidad de imputados. Los concejales Patricia Lázaro y Fernando Villalonga, declararon, a su vez, como testigos, según El Mundo.

La Fundación Deporte, Cultura e Integración es considerada la sucesora del NóosEl expresidente del Govern balear Jaume Matas ya solicitó al magistrado que pidiera al Ayuntamiento de Madrid toda la documentación que obra en sus archivos acerca de convenios de colaboración o contratación con la FDCIS, al aseverar que ésta suscribió un convenio con Madrid '16, a cambio de perfilar el lema de la candidatura olímpica y llenarla de contenido social. Según los investigadores, sin embargo, esos trabajos nunca habrían llegado a realizarse.

La FDCIS está considerada sucesora del Instituto Nóos y fue constituida en diciembre de 2006, cuando habían pasado ocho meses de la teórica desvinculación del Duque de Palma, Iñaki Urdangarin, de sus negocios después de que así se lo ordenase el rey Juan Carlos.

Es más, en el marco de estas pesquisas la Fundación aparece vinculada a la supuesta estructura fiduciaria creada por Urdangarin y su exsocio Diego Torres para desviar dinero al extranjero, concretamente a Belice y Reino Unido, y donde jugaba un papel fundamental la sociedad De Goes Center for Stakeholder Management. La Fiscalía postula que se transfirieron fondos 'invisibles' o de destino desconocido a Inglaterra por valor de 420.000 euros.

Trató de esconder su actividad

Mario Sorribas, presunto testaferro, apoderado y hombre de confianza del Duque de Palma le envió en noviembre de 2007, un año después de que la Casa Real le aconsejase abandonar sus negocios, un correo electrónico en el que le proponía "una especie de truco" para "no dejar en evidencia que tú eres el 'alma mater'" al frente de la Fundación.

Así constaba en un email aportado recientemente, junto con otros correos comprometedores, por la defensa de Torres, en el que Sorribas proponía disimular el papel que desempeñaba en esta entidad el marido de la Infanta Cristina, después de que la web de la Casa Real integrase un párrafo relativo a la vinculación de Urdangarin "con fundaciones y filantropía". El imputado afirmaba que, de esta forma, "dejas de aparecer como 'impulsor' y nadie puede decir que ésta es la Fundación de Iñaki".

Consulta aquí más noticias de Madrid.