El presidente del Consejo de la Juventud de España, el aragonés Ricardo Ibarra, y el presidente del Foro Europeo de la Juventud, Peter Matjasic, han comparecido este martes, 5 de febrero, en las Cortes de Aragón, junto con el presidente del Consejo de la Juventud de Aragón (CJA), Héctor Saz, para solicitar el apoyo a esta entidad, cuya dotación presupuestaria ha pasado de los 70.000 euros en 2012 a los 2.500 en 2013, un recorte del 96 por ciento, en los Presupuestos de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Ante la Comisión de Comparecencias y Peticiones Ciudadanas, el presidente del Consejo de la Juventud de España, Ricardo Ibarra, ha asegurado que el CJA "se ha caracterizado por la austeridad, la eficiencia y hay un trabajo que solo él puede hacer" como plataforma juvenil, para argumentar que "serían muchas cosas las que se perderían" si desapareciera, entre otras, la representación de la juventud aragonesa en España, Europa y el mundo.

Por eso, ha solicitado, que, "en este momento tan complejo" el Gobierno aragonés "no juegue con las políticas de juventud", "no se dé un mazazo más a los jóvenes" y a un modelo de participación "que está siendo recomendado por los expertos" y por la Comisión Europea.

El presidente del Foro Europeo de la Juventud, Peter Matjasic, ha subrayado que este tipo de entidades permiten a los jóvenes "participar en la toma de decisiones" y "expresar su voz", signo de una "democracia saludable" y ha señalado que la participación de los jóvenes ha sido reconocida como Derecho Humano por UNICEF y la ONU, mientras que el Consejo de Europa ha defendido "el derecho de los jóvenes" a participar "y asumir deberes y responsabilidades a nivel local y regional".

Ha agregado que la "pluralidad de opiniones y voces garantizan un sistema democrático" y ha señalado que "existe un mayor compromiso" por parte de la Unión Europea de impulsar este modelo "para dar voz a los jóvenes e ir más allá de lo que puedan opinar" y "participen en construir su futuro".

Por su parte, el presidente del Consejo de la Juventud de Aragón (CJA), Héctor Saz, ha remarcado que "la interlocución política es uno de los dos fines del Consejo" y "nadie nos puede sustituir" y en eso "no puede decirse que duplicamos" al Instituto Aragonés de la Juventud (IAJ) a no ser que "la Administración quiera hablar consigo misma".

Ha aclarado que "hacemos política, pero no partidista" y como ejemplo ha mencionado el pacto alcanzado en mayo de 2011 para reformar la actual ley del Consejo de la Juventud de Aragón en el seno del Consejo y con todos los partidos políticos con representación parlamentaria, si bien "la modificación que quiere hacer el Gobierno ahora es contraria" a ese acuerdo y desde el IAJ "nos han adelantado que no nos va a gustar" el cambio. "Ese no es el concepto de participación que queremos", ha recalcado.

Representación de la juventud

Saz ha remarcado la función de representación de la juventud aragonesa del CJA y, si bien ha reconocido que solo entre el 20 y 25 por ciento de esta se encuentra asociada, "no podrán encontrar a 40 jóvenes que representen a más jóvenes" como los que integran al Consejo, para considerar que teniendo en cuenta la población que va a votar y los votos recibidos por el partido en el Gobierno "hablamos del mismo porcentaje" de representatividad.

Además, ha argumentado que los jóvenes "queremos organizar las actividades por nosotros mismos" y no sólo asistir a las que realice la Administración, para esgrimir que si los jóvenes aragoneses no conocen al CJA, su interés es que "conozcan a las entidades" que lo integran. Son estas últimas "las que nos deben conocer y vernos útiles", igual que los ciudadanos "tampoco conocen a los consejeros del Gobierno", sino que lo que quieren es que la Administración "funcione".

Por otra parte, ha considerado que el recorte presupuestario es un "mazazo definitivo" al CJA porque con ese dinero "no da para nada". Ha precisado que las dos trabajadoras del Consejo no han cobrado su salario de enero y se ha preguntado qué va a suceder con ellas, para precisar que cerrar el CJA "no es gratis", hay "proyectos europeos a mitad de hacer, un dinero que se va a dejar de recibir" por lo que "cerrarlo va a costar más que mantenerlo".

También ha señalado que "no solo venimos a pedir dinero" porque hay "detalles" que no cuestan nada, y, como ejemplo, ha mencionado que "llevamos años y medio pidiendo ser recibidos" por el consejero de Sanidad, Bienestar Social y Familia del Gobierno aragonés, Ricardo Oliván.

Por su parte, el presidente del Consejo de la Juventud de España ha indicado que se pide un presupuesto que supone "16 céntimos de inversión al año por joven aragonés", dinero gracias al cual se pueden gestionar proyectos europeos que suponen recibir financiación en la misma cantidad que el presupuesto que se solicita.

Ha añadido que si con ese dinero hasta ahora hay un 25 por ciento de los jóvenes asociados, con "mayor inversión se conseguiría más", por lo que "lo que se pide es poco".

AUTOCRÍTICA

El diputado del PP, Ramón Celma, ha opinado que "hay que conocerse bien a uno mismo para plantearse a donde ir" y ha cuestionado a los miembros del CJA "a quién representan" y "cuántos jóvenes aragoneses se han visto beneficiados por sus planes" por lo que les ha pedido "autocrítica", que "evalúen su trabajo y los resultados".

A su entender, "en los últimos años, las competencias que intenta llevar a cabo" el CJA "son redundantes" con las del IAJ y "no estamos en época de poder soportar duplicidades", si bien "quedan parcelas" para el CJA, "de representación, colaboración, interlocución y defensa de los intereses de los jóvenes", pero "para estos fines no hace falta dotación económica".

La diputada del PSOE, María Victoria Broto, ha subrayado que "tenemos un Consejo que es un referente" en España, pero "se ve claro que el Gobierno lo que quiere es acabar con él" y "con esa participación" y se ha preguntado cómo se puede considerar que tienen las mismas competencias CJA e IAJ, es decir, "el órgano que representan a los jóvenes con quien tiene la responsabilidad de ejecutar las políticas, eso significa no entender absolutamente nada".

Tras considerar una "burla" la disminución presupuestaria de 70.000 a 2.500 euros, ha reclamado al Gobierno que "reflexione, dé un paso atrás, no permita que los jóvenes no puedan participar" y logre que el CJA no solo "que siga haciendo su trabajo, sino que lo mejore".

El diputado del PAR, Manuel Blasco, ha apostado por el CJA y se ha comprometido a "ser un interlocutor en el gobierno", aunque también ha manifestado que este es un "buen momento para reflexionar" y hay que "escuchar lo que se nos está diciendo desde la calle, los jóvenes y no tan jóvenes" y, por su parte, el CJA debe plantearse "si está consiguiendo los objetivos que debería marcarse" porque "el asociacionismo, salvo en temas puntuales, no está funcionando".

La diputada de CHA, Nieves Ibeas, ha deseado que se "reconduzca" la situación, para comentar que el Gobierno, tras la bajada presupuestaria, demuestra la "decisión política de borrarlo del mapa" y ha optado, en vez de "por un asesinado, por un suicidio inducido", a pesar de que este órgano tiene un papel "encomendado por ley", así como un "papel social". Asimismo, Ibeas ha considerado un "error" querer "echar por tierra" el acuerdo alcanzado para reformar su ley "y el trabajo de estos años".

La diputada de IU, Patricia Luquin, ha recalcado que la disminución del presupuesto es una "decisión política pura y dura", no una cuestión económica, y ha pedido al Gobierno que, "por salud democrática, demuestre que cree en el asociacionismo, la participación, la juventud y la pluralidad" y "rectifique" porque todavía "se está a tiempo".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.