Investigadores de la Universidad de Navarra han destacado que el consumo de un complemento alimenticio rico en omega-3 podría ayudar a prevenir la aparición de demencia. Según estos expertos, el número de afectados se duplicará cada 20 años hasta superar los 80 millones en 2040.

Estos investigadores, según ha destacado la Universidad de Navarra en una nota, llevan a cabo un estudio cuyo objetivo es evaluar el consumo de un complemento alimenticio rico en ácidos grasos omega-3 como factor protector frente al desarrollo de demencia.

Científicos del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública del centro académico han afirmado que "podría resultar una medida preventiva de alta efectividad y aceptabilidad frente a la aparición o retraso de esta enfermedad en pacientes institucionalizados de edad avanzada con deterioro cognitivo leve".

Los expertos han indicado que más de 24 millones de personas en el mundo padecen demencia, cifra que previsiblemente se duplicará cada 20 años hasta superar los 80 millones en el año 2040. Una de las responsables del trabajo, Maira Bes-Rastrollo, ha resaltado que "la ausencia de tratamientos curativos hace que las estrategias de prevención para el desarrollo de demencia tengan una especial importancia en el campo de la salud pública".

Además de esta investigadora, quien ha recibido para este trabajo una beca de la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, participan en el estudio el profesor Miguel Ruiz-Canela y el doctorando Joaquín Baleztena; la estudiante de la Facultad de Medicina Irene Aguirre; así como las farmacéuticas María Carmen Castellanos y María Jesús Gozalo; los médicos María Pardo e Inmaculada Irisarri; y la psicóloga Itziar Vergara, entre otros colaboradores de las residencias AMMA de Navarra.

Evaluación sobre el estado cognitivo

Maira Bes-Rastrollo ha explicado que todavía no se ha realizado ningún ensayo aleatorizado de prevención primaria en este tipo de pacientes de edad tan avanzada. "Actualmente, nos encontramos en la fase de reclutamiento de los participantes y en la evaluación basal de los mismos", ha precisado.

De este modo, para llevar a cabo la investigación se seleccionarán dos grupos: uno de intervención, al que se le pautará tres veces al día la toma de un suplemento alimenticio rico en ácidos grasos omega-3; y un grupo control, al que se le administrará un placebo.

En ambos grupos se realizará una evaluación al inicio del estudio y otra al año, sobre su estado cognitivo y funcional, utilizando diversas escalas que permitan conocer si ha habido alguna mejora a lo largo de ese tiempo. La metodología empleada para ello incluye: el Mini Examen Cognitivo de Lobo, el cuestionario de actividad funcional de Pfeiffer (SPMSQ), un test de fluencia verbal y el Test del Reloj.

Consulta aquí más noticias de Navarra.