El maquillaje de Kennedy, el casting alternativo de 'Perdidos'
y otras curiosidades de la tele

  • Acaba de salir a la luz 'Televisores cuadrados, ideas redondas', un libro lleno de historias sobre la historia de la televisión, con curiosas anécdotas.
  • La negativa de The Doors a cambiar la letra de sus canciones en un 'show' televisivo o el increíble casting original de 'Perdidos' son algunas de ellas.
  • Sus autores son Mikel Lejarza y Santiago Gómez, dos doctores en comunicación, amigos y rivales (uno trabaja para Mediaset y otro para Antena 3).
Reparto de la serie 'Perdidos' (Lost).
Reparto de la serie 'Perdidos' (Lost).
ARCHIVO

"La televisión está en su mejor momento, estamos batiendo récords de consumo esto significa que sigue contando cosas que interesan", asegura Mikel Lejarza Ortiz, coautor, junto con Santiago Gómez Amigo, de Televisores cuadrados, ideas redondas. Esta obra que acaba de publicarse demuestra que la historia, tal y como lo conocemos, es el resultado de mezclar actos e ideas voluntarias con hechos impredecibles en los que la casualidad y la suerte juegan un importante papel.

Al contrario de lo que muchos podrían pensar, Lejarza no cree en absoluto que todo esté inventado. "La televisión habla la vida, y la vida no se acaba".

En cuanto a  la eterna polémica de si es el público el que tiene la programación por el mango (o el mando), el experto en comunicación explica: "Hay gente que cree que el público es tonto, y que lo que elije ver es malo, yo creo profundamente que la audiencia no solo es lista, sino listísima, y con una capacidad de elección brutal, acaba eligiendo lo mejor". Los programas que se ven mucho siempre tienen un mérito respecto a los que se ven poco, explica.

Respecto al futuro de la televisión, Lejarza lo tiene claro: "Su futuro estará en maridaje total y absoluto con internet".

Estas son algunas de las curiosas historias relatados en su libro:

Dos 'padres' antagónicos

La mayoría de los inventos tiene un claro inventor, pero no es el caso de la televisión: dos hombres mantuvieron durante muchos años un duro litigio para pasar a la historia como el inventor de la caja tonta. Por un lado, David Sarnoff, presidente de la NBC y general condecorado en la Segunda Guerra Mundial. Por otro, Philo Farnsworth, un inventor autodidacta.

Ambos murieron en 1970 con tres meses de diferencia: Sarnoff murió siendo millonario y considerado un héroe. Farnsworth, por el contrario, murió en la pobreza, alcoholizado, amargado y sin reconocimiento alguno.

Los nazis, pioneros

Las primeras emisiones públicas de televisión las efectuó la BBC en Inglaterra en 1927 y la CBS y la NBC en Estados Unidos en 1930. Pero fueron los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936 los que supusieron el lanzamiento masivo de la televisión.

Muchos años después, el divulgador Carl Sagan imaginó en su novela Contact el primer contacto de una civilización extraterrestre con la humanidad, propiciado, precisamente, por la recepción de las citadas señales de televisión emitidas por los nazis desde Berlín en el espacio.

Mariano Ozores, en la primera emisión española

La televisión comenzó a funcionar en España de forma oficial el 28 de octubre de 1956, con la emisión de dos documentales del No-Do y una serie de actuaciones musicales a cargo de un grupo de coros y danzas de la sección femenina de la Falange, un pianista y una orquesta.

El coste de la orquesta fue de 3.000 pesetas, y la señal de emisión cubrió un radio de 70 kilómetros desde Madrid, y fue recibida por 600 receptores. En el equipo inaugural figuraban Mariano Ozores, David Cubedo, Laura Valenzuela, Manolo Summers y Matías Prats, que ponía la voz en off.

Una pausa de casi siete años

Cuando el 1 de septiembre de 1939 Hitler invadió Polonia, la emisión de la BBC se interrumpió de inmediato. En ese momento emitían un filme de Walt Disney que acaba con el ratón Mickey diciendo: "Creo que tendré que irme a casa". El locutor, que iba a anunciar el nuevo episodio, se vio interrumpido con la noticia de la guerra.

La BBC no volvió a emitir hasta el 7 de junio de 1946, y el mismo locutor comenzó la emisión: "Como les estaba diciendo cuando fui interrumpido..."

Jim Morrison 'olvidadizo'

Uno de los programas con más audiencia de Estados Unidos fue Toast of The Town, que consiguió audiencias récords gracias a las actuaciones de artistas musicales como Elvis Presley (consiguió un 82,6% de cuota de pantalla) y Los Beatles (consiguió ser el programa más visto con 73 millones de espectadores).

En 1967 actuaron The Doors, y el presentador del programa, Ed Sullivan, les impuso como condición cambiar la letra de su canción Light My Fire. Ellos aceptaron. Pero a la hora de la actuación, Jim Morrison la cantó como siempre, y aseguró que se le había olvidado cambiar la letra porque estaba nervioso. Nunca más fueron invitados.

El poder del maquillaje

La televisión demostró su poder en la opinión pública el 26 de septiembre de 1960, con el primer debate televisado de dos candidatos a la presidencia del gobierno.

Richard Nixon y John F. Kennedy se enfrentaron en un duelo singular que también fue transmitido por la radio. Los oyentes de la radio dieron por ganador a Nixon, los que lo vieron por televisión, en cambio, dieron la victoria a Kennedy.

No están claros los motivos, pero Nixon salió sin maquillar y algunos dicen que estaba enfermo. Kennedy sí estaba maquillado (hay quien dice que engañó a Nixon y le dijo que no se iba a maquillar) y además hablaba directamente a la cámara, como si se dirigiera a los espectadores.

Un genio puede equivocarse

Brandon Tartikoff fue uno de los genios más brillantes de la televisión, un ejecutivo con mucho instinto, responsable del éxito de las grandes series de los años 80  como Canción triste de Hill Street, Ley y orden, El equipo-A, Cheers, Miami Vice, El coche fantástico, Remington Steele, Autopista hacia el cielo, Las chicas de oro, Seinfeld... Pero no siempre fue infalible.

Durante el casting de Enredos de familia, el productor de la serie exigió como protagonista a un actor bajito y desconocido llamado Michael J. Fox. Tartikoff aseguró que "no era la clase de cara que verás en una caja de comida".

Años después, cuando se convirtió en una gran estrella mundial gracias a Regreso al futuro, Michael J. Fox le envió a Tartikoff una caja de comida con su fotografía en ella y una nota que decía: "Para Brandon, Esto es para que pongas tu corona en ella. Amor y besos". Tartikoff guardó aquella caja, con la nota incluida, en su oficina durante el resto de su vida.

Quien la sigue, la consigue

En ocasiones el éxito de una serie se ha debido únicamente a la perseverancia de sus creadores. Es el caso de Urgencias, que se estrenó en la NBC después de que Michael Crichton recibiera negativas de los directivos durante casi veinte años.

Solo gracias al éxito obtenido por la adaptación cinematográfica de uno de sus libros, Parque Jurásico, consiguió que le prestaran atención, con Spielberg convertido en su socio.

Perdidos en intuición

Lloyd Braun, el presidente de la ABC, quería hacer una serie basada en la película Naúfrago, de Tom Hanks. El único elemento seguro de la serie era que un avión se iba a estrellar en una isla, pero todo lo demás estaba por definir. Los guionistas J. J. Abrams y Damon Lindelof decidieron dar un giro para que el misterio fuera uno de los ejes, y que la isla tuviera protagonismo propio.

Braun aprobó la idea y el presupuesto para llevarla a cabo, sin tener muy claro cómo iba a terminar. Esta decisión le costó el puesto, por permitir semejante gasto en una época de crisis con una idea que el consejo de administración de la cadena consideró que era un disparate. Pero el episodio piloto estaba contratado y así nació el mayor éxito de la cadena en el siglo XXI: Perdidos.

Pero no todo lo que vimos era lo que se había planteado originalmente. El papel del médico Jack lo iba a interpretar Michael Keaton, e iba a morir en el primer episodio.

Dominic Monaghan, que interpretaba a Charlie, tenía asignado el papel de Sawyer. Jorge García también estuvo entre los candidatos para encarnar a Sawyer, pero finalmente crearon el personaje de Hugo específicamente para él. Finalmente el actor Josh Holloway, con su acento sureño, imprimió al papel una personalidad definitiva.

Por otro lado, la primera elegida para ponerse en la piel de Kate fue Yunjin Kim, que finalmente dio vida a Sun, y se optó por Evangeline Lilly.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento