La localidad pacense de Monesterio ha reconvertido la antigua sede de Cruz Roja en 'Contenedor de Arte', una iniciativa promovida por la Asociación de Universidades Populares de Extremadura (Aupex) y la Diputación Provincial de Badajoz.

Los 'Contenedores de Arte' son espacios anteriormente abandonados o en desuso que se convierten en "galerías de arte contemporáneo" con el fin de "hacer ver que no es necesario un museo para apreciar arte sino que lo importante es la obra", según ha indicado Aupex en nota de prensa.

De esta manera, se ofrecen oportunidades a los artistas de arte contemporáneo de los pueblos para exponer sus obras en el medio rural y, además, se incentiva el reciclaje en el arte; todo ello a cargo de creadores/artistas locales.

El acto de inauguración, que comenzará a las 18,00 horas de este viernes, día 1, contará con la presencia del alcalde de Monesterio; el director artístico del proyecto, Marce Solís; y la concejala de Cultura de Monesterio, además de los artistas y creadores que han participado en la transformación del espacio y que tendrán la oportunidad de explicar cómo han abordado el proceso de transformación.

Antigua sede de cruz roja

El espacio en el que se ubica el 'Contenedor de Arte' de la localidad de Monesterio es la antigua sede de Cruz Roja y de la Asociación de Discapacitados de Monesterio (ADIMO), situado en el Paseo de Extremadura nº 53. Tanto la fachada, como el interior y el patio, se han transformado en espacio para el arte.

El contenedor de arte cuenta con los espacios habituales de una casa en los que se ha hecho una intervención integral y conjunta por parte de los artistas participantes.

En la fachada del edificio han intervenido creadores de arte urbano, también llamados "grafiteros". El interior ha cambiado de forma y espacio. La cocina, el salón, los dormitorios, los pasillos, el patio y hasta el baño han sido "ocupados" por los artistas participantes.

Artistas y obras

Mas de 20 artistas han participado en el 'Contenedor de Arte' de Monesterio. La artista Angiolina Antonlín ha llevado a cabo en la cocina una instalación artística titulada 'Dónde se cuecen las habas', una obra que ha contado con la colaboración de cinco mujeres mayores del pueblo: Presentación González, Antonia Hidalgo, Irene Girol, Manuela Sánchez y Mercedes Sayago.

Todas ellas han confeccionado una serie de mariposas con ganchillo que forman parte de la obra y que están colgadas del techo con hilos que van a dar a las cazuelas donde descansan las bobinas. En la pared aparecen las fotos en blanco y negro de las cocinas de cada una de las participantes mientras cocinan. Es un homenaje a las cocinas de las mujeres mayores donde "residía la sabiduría de una cultura".

Del resto de la casa se han ocupado los siguientes artistas: Manuel Giraldo (pintor y diseñador), Carmen Fernández (fotógrafa), Fernando Naranjo (escultor), Lola Delgado (artista multimedia), Blanca Bravo (artista multimedia), Manuel Arroyo y Antonio Barbecho (grafiti y arte urbano), los alumnos de arte del Instituto de Educación Secundaria 'Maestro Juan Calero' que han realizado el proyecto 'Anamorfismos', en las paredes de la casa, coordinados por los profesores Flor Rodríguez de Almansa y Juan Manuel Torrado. Y por último la asociación 'CULIGA' y Ecologistas en Acción de Monesterio, que han dotado al patio de un contenido ecologista y artístico con materiales reciclados.

A modo d anécdota, Aupex señala que entre los artistas participantes hay tres generaciones de mujeres de la misma familia, la abuela (Mercedes Sayago), la madre (Lola Delgado) y la nieta (Blanca Bravo).

Consulta aquí más noticias de Badajoz.