Patera
Imagen de archivo de una patera. Archivo / EFE

La llegada de inmigrantes irregulares a las costas españolas disminuyó un 30% en 2012, respecto al año anterior, según el balance presentado este jueves por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz. El porcentaje en el caso de las Islas Canarias se ha reducido un 50%.

Según los datos incluidos en el mencionado balance de la lucha de la Policía Nacional y la Guardia Civil contra las redes de inmigración irregular, durante el pasado año arribaron a las costas españolas 3.804 extranjeros de manera irregular, contra los 5.441 que lo hicieron en 2011. Ese año, las entradas habían registrado un incremento del 18%, pero la tendencia se ha revertido.

En las Islas Canarias se registra uno de los datos más relevantes del balance. Un total de 173 personas llegaron hasta sus cosas el pasado año, lo que representa un dato similar al de 1997: "Se ha cerrado prácticamente la fachada atlántica como vía de acceso. Todos los españoles debemos sentirnos satisfechos", dijo Fernández Díaz.

El ministro comparó estos datos con los 31.000 inmigrantes irregulares que llegaron a las Islas en 2006, en plena crisis de los 'cayucos', lo que supone una reducción del 99,7%. "Es la segunda mejor cifra de los últimos 12 años y se ha conseguido a pesar de que Europa, y también España, mantienen un importante atractivo para la inmigración que proviene de África", aseguró el ministro.

Aumento de entradas en Melilla

Si bien Interior ha dado por cerrada prácticamente la llegada de inmigrantes ilegales por la fachada atlántica (Canarias), ha detectado un aumento de la entrada de estas personas por Melilla, la única vía que ha registrado un aumento debido a la presión de los inmigrantes subsaharianos que llegan a Marruecos.

En el caso de Melilla, se ha registrado un aumento en la entrada de 262 inmigrantes irregulares más que en 2011, alcanzando un total de 2.241 extranjeros. Sin embargo, en Ceuta la entrada de inmigrantes irregulares ha descendido más de un 50% en 2012, comparado con el año anterior. Fernández Díaz ha destacado que la presión en Melilla se ha intensificado, y ha destacado un descenso conjunto de las entradas irregulares del 15 por ciento entre ambas, con 2.841 entradas.