Anne Hathaway
Anne Hathaway como Fantine, en 'Los Miserables'. UNIVERSAL

Hugh Jackman y Anne Hathaway optan este año a los Oscar por, además de actuar bien, cantar bien en Los miserables, acto polifacético que tradicionalmente ha tenido más éxito del cine hacia la música, como Renee Zellweger o Catherine Zeta Jones, que de la música hacia el cine, como Madonna.

En el Hollywood clásico, el musical se nutría de grandes talentos curtidos en la actuación, el baile y la canción, como Gene Kelly, Judy Garland o Julie Andrews. Pero si no, no había problema en doblar a la estrella de turno, como también sucedió con Audrey Hepburn en My Fair Lady, a Catherine Deneuve en "Los paraguas de Cherburgo" o Christopher Plummer en "Sonrisas y lágrimas".

De un tiempo a esta parte, en cambio, muchos actores se han atrevido a cantar a pesar de sus imperfecciones, una moda que inició Woody Allen en Todos dicen I love you y que este año, Hathaway y Jackman nominados al Oscar por interpretaciones prácticamente cantadas, ha alcanzado su apogeo.

Jackman había demostrado ya su potencial en Broadway, y Tom Hooper, confiando en su chorro de voz, decidió grabar casi todos los números en directo y no en un estudio.

Él y Hathaway, favorita al Oscar como secundaria por su descorazonador I Dreamed a Dream, se han llevado los elogios, pero también Russell Crowe, Amanda Seyfried, Eddie Redmayne, Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter también han asumido el reto.

Otros musicales de éxito

Esta última había hecho lo propio a las órdenes de su marido, Tim Burton, en Sweeney Todd, por la que Johnny Depp consiguió entrar en la lista de finalistas al Oscar, aunque el detonante de esta iniciativa, con permiso de Allen, fue Baz Lurhman con su Moulin Rouge, brillante musical anacrónico que sacó partido a las voces de Ewan McGregor y Nicole Kidman.

McGregor se animó luego a cantar en Abajo el amor e incluso se subió a las tablas del West End con Ellos y ellas, el musical que en cine dirigió Joseph Leo Manckiewicz y en el que Marlon Brando se atrevió con el género y también cantó en la medida de sus posibilidades, sin ser doblado.

Catherine Zeta Jones se hizo con el Oscar por su interpretación en 'Chicago'Kidman alcanzaría el número 1 en las listas de éxitos con Robbie Williams reinterpretando el clásico de Frank y Nancy Sinatra Something Stupid. No llegó a dar el salto a una carrera musical como haría Jennifer Lopez, que acabaría siendo más rentable en los discos que en las películas. Y Kate Winslet también entró en las listas británicas cantando la canción What if, de la película Un cuento de Navidad.

Desde entonces, hemos visto cantar a Catherine Zeta Jones (que ganó el Oscar), Richard Gere y Renée Zellweger en Chicago; a Meryl Streep en la muy popular Mamma Mia!, y Reese Witherspoon, que también venció en los Oscar por hacer de June Carter al lado del también nominado Joaquin Phoenix (como Johnny Cash) en En la cuerda floja.

También en España

Incluso en el cine europeo también ha sucedido: El otro lado de la cama, en España, con Paz Vega y Natalia Verbeke, u 8 mujeres en Francia, con, esta vez sí, Catherine Deneuve, Isabelle Huppert y Fanny Ardant, entre otras, mostrando sus aptitudes vocales.

Antes, Rupert Everett había protagonizado a golpe de I Say a Little Pray la mejor escena de La boda de mi mejor amigo, en la que, tras Todos dicen I love you, Julia Roberts decidió que estaba mejor calladita.

En la otra dirección, ha habido casos de éxito. Algunas cantantes han ganado el Oscar, como Jennifer Hudson con Dreamgirls y Cher con Hechizo de Luna.

Otras fueron nominadas, como Diana Ross por Lady Sings the Blues y Queen Latifah con la citada Chicago. E incluso en Cannes se han visto reconocidas algunas cantantes, como Björk, por Bailar en la oscuridad, y de nuevo Cher, por Máscara.

Pero lo más normal son casos desastrosos como las Spice Girls, Christina Aguilera, Britney Spears, Avril Lavigne o Madonna, que aunque empezó bien con Buscando a Susan desesperadamente y ganó el Globo de Oro por Evita, es una fija de los premios Razzie gracias a títulos como Sanghai SurpriseAlgo casi perfecto.