Cazadores con sus armas y sus perros
Cazadores con sus armas y sus perros. ARCHIVO

Un hombre de 30 años ha fallecido este domingo tras como consecuencia del disparo fortuito que recibió en el pecho cuando se encontraba de caza en compañía, al menos, de otra persona en el municipio madrileño de Gascones, en la sierra de Lozoya.

El suceso tuvo lugar alrededor de las 9.30 h de este domingo Así lo han indicado fuentes de la Guardia Civil y de Emergencias de la Comunidad, según las cuales el cazador ha fallecido en el Hospital 12 de octubre de Madrid, horas después de haber recibido el disparo y tras haber sido intervenido quirúrgicamente.

El suceso ha ocurrido alrededor de las 9.30 horas de este domingo por la mañana cuando el hombre, que se encontraba cazando con una o varias personas más según Emergencias de la Comunidad, ha recibido un disparo en el tórax.

Por el momento, no se ha podido determinar si el disparo procedía de una escopeta de cartuchos de la víctima o de alguna de las personas que cazaban junto a él, pero se ha confirmado que fue "fortuito", según la Guardia Civil.

El cazador ha sido atendido en primer lugar por el médico del pueblo y posteriormente ha sido intubado, estabilizado y trasladado en un helicóptero medicalizado del Summa al Hospital 12 de octubre, adonde ha llegado con vida y después de que los facultativos lo sacaran de una parada cardiaca que sufrió en mitad del vuelo.

En el 12 de octubre lo aguardaba un equipo médico que inmediatamente lo han trasladado al quirófano para someterle a una intervención quirúrgica y extraerle el proyectil.

Finalmente el hombre ha fallecido tras la operación, dos horas más tarde de su llegada al hospital.

Consulta aquí más noticias de Madrid.