Dinero
Billetes de euro, en una imagen de archivo. IAN BRITON / FREE PHOTO

España es uno de los países de la Unión Europea (UE) en los que más cayó la recaudación por impuestos en 2011, según un informe divulgado este lunes en la página web de la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

Los ingresos procedentes de impuestos, incluidas las cotizaciones a la seguridad social, sumaron 345.021 millones de euros en España, el 32,4% de su Producto Interior Bruto (PIB), lo que supone un descenso del 0,7% respecto al 33,1% de 2010.

Desde el inicio de la crisis, España es el segundo país en el que más han caído los ingresos de la recaudación de impuestos Otros países como Grecia —con unos ingresos equivalentes al 33% del PIB y un descenso del 1,3%—, Letonia —26,4% y 1%, respectivamente— y Suecia —44,9% y 1%— sufrieron mayores retrocesos.

Estos datos contrastan con la tendencia registrada tanto en el conjunto de la zona del euro como en la Unión Europea, donde la recaudación aumentó el 0,5% y el 0,4% del Producto Interior Bruto, respectivamente.

Con este incremento, las recaudaciones por impuestos alcanzaron en 2011 el 40,8% del PIB en los diecisiete socios que comparten la moneda única y el 40% en el conjunto de la UE.

En ese año, este tipo de ingresos supuso cerca del 90% de las entradas totales en las arcas públicas de los países europeos.

Desde el inicio de la crisis, España es el segundo país en el que más han caído los ingresos de la recaudación de impuestos, solo por detrás de Bulgaria.
En 2007, este tipo de ingresos alcanzó el 38% del PIB, lo que comparado con el dato de 2011 supone un descenso de 5,6%.

En la UE y la zona euro

El aumento de los ingresos por impuestos en 2011 en el conjunto de la UE y de la zona del euro se debe al alza de las aportaciones de los gravámenes directos e indirectos, mientras que las cotizaciones a la seguridad social no registraron prácticamente cambios.

En concreto, los impuestos a la producción y a las importaciones representaron el 13,4% del PIB, lo que en parte es debido a la subida del IVA en varios países europeos.

La proporción de gravámenes a los ingresos, la riqueza y similares llegaron al 12,6% del PIB, lo que supone un ligero repunte tras la tendencia a la baja registrada entre 2007 y 2010, según Eurostat.

Respecto a las contribuciones a la seguridad social, estas se mantuvieron relativamente estables entre 2010 y 2011 al situarse en el 13,9% del PIB, tras haber aumentado "de manera notable" entre 2008 y 2009.