Disturbios en el Ulster
Un grupo de unionistas, durante una de las manifestaciones por la retirada de la bandera británica del ayuntamiento de Belfast. Paul Faith / EFE

Alrededor de un centenar de nacionalistas británicos ha atacado a la policía norirlandesa con cócteles molotov y fuegos artificiales en la sexta noche consecutiva de disturbios en Belfastpor la decisión de las autoridades locales de retirar la bandera británica del Consejo de la Ciudad.  

Los enfrentamientos de la noche del martes se han desatado cuando un grupo de encapuchados, en su mayoría adolescentes, ha lanzado proyectiles a las patrullas policiales que estaban vigilado una manifestación de nacionalistas británicos.

Algunos de los manifestantes llevaban pancartas en las que podía leerse 'No rendición', el mantra que los nacionalistas británicos entonaron durante la ola de violencia que azotó a la provincia de Ulster, periodo conocido popularmente como The Troubles.

En esta ocasión no ha sido necesario el uso de balas de goma y de cañones de agua por parte de la Policía norirlandesa para dispersar a los encapuchados, a diferencia de en ocasiones anteriores.

Se han producido más de 100 detenciones y 65 policías han resultado heridos

Se trata de la sexta noche consecutiva de disturbios en Belfast. Desde el pasado jueves, se han producido numerosas manifestaciones de nacionalistas británicos que han acabado en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad y se han saldado con 106 detenidos.

Los disturbios se desataron el pasado 3 de diciembre, cuando los nacionalistas norirlandeses se impusieron a los británicos en la votación para aprobar la retirada de la bandera británica del Consejo de la Ciudad, a excepción de 17 días, después de ondear ininterrumpidamente durante un siglo.

Tras la votación, se desató una ola de violencia de una semana en la que se sucedieron las manifestaciones y los enfrentamientos nocturnos entre nacionalistas británicos y las fuerzas de seguridad y en la que incluso hubo amenazas de muerte contra políticos norirlandeses.

Desde el pasado mes, casi cada noche se han organizado actos de protesta en la capital y otros puntos de la provincia, la mayoría pacíficos, aunque los brotes de violencia, como los de las últimas noches, han resultado en 65 policías heridos y más de 100 detenciones.

En este contexto, el jefe de la Policía norirlandesa, Matt Baggott, ha prometido "hacer frente con firmeza" a los disturbios. "Quiero agradecer el valor de mis oficiales en estos momentos difíciles. Estad seguros de que habrá recursos suficientes durante el tiempo que sea necesario", dijo el pasado lunes.

Por su parte, los políticos unionistas han adelantado que el próximo jueves se reunirán con sus comunidades para abordar esta problemática, con el fin de acabar con los disturbios.

Está previsto que la bandera británica ondee de nuevo este miércoles en el Consejo de la Ciudad con motivo del cumpleaños de la esposa del príncipe Guillermo, la duquesa de Cambridge, Kate Middleton.