Avalancha humana en Costa de Marfil
Restos de la avalancha humana que acabó con al menos 60 muertos en Abiyán. Legnan Koula / EFE

Al menos sesenta personas murieron esta madrugada en una avalancha durante la celebración de la Nochevieja en la capital económica de Costa de Marfil, Abiyán, según anunció este martes el ministro de Interior Hamed Bakayoko, en un comunicado leído en la Radio Televisión Marfileña (RTI en sus siglas en francés).

Según el ministro, se desconocen aún las circunstancias del accidente, que también causó 49 heridos, de acuerdo con el balance oficial provisional. Informaciones de la agencia local AIP apuntan a que la mayoría de víctimas serían niños y adolescentes de entre 8 y 15 años.

Unas 50.000 personas se congregaron en Nochevieja en el céntrico barrio de Plateau para asistir a un espectáculo de fuegos artificiales. Una vez finalizado, cuando estaban regresando a casa, se produjo una gran avalancha cerca del estadio Felix Hufue Buañi, desde donde se lanzaba la pirotecnia.

Recursos de emergencia

El Gobierno ha puesto en marcha una investigación para aclarar las circunstancias del siniestro, dijo el ministro de Interior, que también anunció la creación de una célula de crisis para asistir a las víctimas.

Costa de Marfil se recupera de una crisis postelectoral que causó más de 3.000 muertosSegún el ministro Bakayoko, el presidente de la república, Alassane Ouattara, ha dado consignas para garantizar a los heridos la asistencia adecuada en los hospitales de la capital. El propio Ouattara se ha trasladado a los hospitales para interesarse por los heridos. De acuerdo con Bakaoko, una treintena de heridos ingresados en los hospitales ya han recibido el alta.

La televisión marfileña divulgó imágenes de la avalancha y de unidades de emergencia de los hospitales de la capital donde han sido trasladados los heridos. Por otra parte, la oficina nacional de protección civil ha puesto a disposición de la población un número de teléfono de emergencia para facilitarle todas las informaciones necesarias sobre el desastre.

La tragedia ensombrece el año nuevo en un país que se recupera de una crisis postelectoral que ha causado 3.000 muertos, según la ONU.