Entra en vigor en Rusia la ley que prohíbe a estadounidenses adoptar niños rusos

  • La 'Ley Dima Yakóvlev' es llamada así en memoria de un niño ruso de dos años que murió en Estados Unidos por negligencia de su padre adoptivo.
  • Rusia respondió así a la aprobación en EE UU del 'Acta Magnitski', tachada por Putin de "antirrusa".
Una manifestante sujeta una pancarta en la que se puede leer en ruso "Dar a los niños una oportunidad para sobrevivir" durante una protesta frente a la Duma en Moscú.
Una manifestante sujeta una pancarta en la que se puede leer en ruso "Dar a los niños una oportunidad para sobrevivir" durante una protesta frente a la Duma en Moscú.
Sergei Ilnitsky / EFE

La ley rusa que prohíbe a los ciudadanos de Estados Unidos adoptar a niños rusos, aprobada en represalia por la decisión estadounidense de sancionar a funcionarios de Rusia responsables de graves violaciones a los derechos humanos, entró este martes oficialmente en vigor.

La normativa promulgada el viernes pasado por el presidente ruso, Vladímir Putin, incluye además la denegación de visados a los extranjeros que violen los derechos humanos de los ciudadanos rusos y las congelación de sus activos en Rusia.

Rusia respondió con la 'Ley Dima Yakóvlev', como la denominaron su autores en memoria de un niño ruso de dos años que murió en Estados Unidos por negligencia de su padre adoptivo, a la aprobación en EE UU del 'Acta Magnitski', tachada por Putin de "antirrusa".

Mediante ese cuerpo legal, EE UU impuso sanciones a funcionarios rusos presuntamente implicados en la muerte en prisión del abogado ruso Serguéi Magnitski, acaecida en 2009, que serán incluidos en una lista. A esa relación, agrega la normativa estadounidense, podrán ser añadidos los nombres de responsables de graves violaciones a los derechos humanos.

La 'Ley Dima Yákovlev', bautizada en los medios rusos como "Ley Antimagnitski" e incluso "Ley Herodes", por ser promulgada un 28 de diciembre, suscitó no sólo fuertes críticas de la oposición, sino también disensiones en el seno de Gobierno.

Los detractores de la ley acusaron al Kremlin de convertir a los niños en moneda de cambio para sus juegos políticos y de privar a los huérfanos de la posibilidad de ser acogidos por una familia. El jefe del Consejo Presidencial de Rusia para los Derechos Humanos, Mijaíl Fedótov, llegó a declarar que la ley "no se corresponde con la Constitución, en particular, por el modo en que fue adoptada".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento