Urogallo
El urogallo cantábrico, un ave de la península especialmente amenazada. EUROPA PRESS/FAPAS

La zona donde se ha trabajado es el límite oriental del área de distribución de esta subespecie en peligro de extinción y las actuaciones desarrolladas tienen como objetivo crear y mantener un hábitat favorable para el urogallo, poniendo en práctica métodos de gestión forestal ensayados con éxito en otros lugares europeos, como Francia o Gran Bretaña, así como disminuir las causas de mortalidad no natural.

Según ha informado en un comunicado SEO/BirdLife, todos los trabajos ejecutados han seguido las directrices recogidas en la Estrategia para la conservación del urogallo cantábrico en España, en el Manual de conservación y manejo del hábitat del urogallo cantábrico, editado por el Organismo Autónomo Parques Nacionales (2005), y en los documentos técnicos elaborados en el marco del proyecto LIFE+ Urogallo cantábrico.

El principal objetivo de las actuaciones realizadas es generar un hábitat de mayor riqueza para la especie, en concreto para las hembras y sus polladas.

Ha explicado que las hembras y sus pollos requieren de manchas tupidas de sotobosque de arándanos y otras especies con frutos y, para ello, se realizan desbroces selectivos de zonas de matorral muy denso, para favorecer el desarrollo del arándano y de los arbustos productores de frutos carnosos, alimento invernal para el urogallo.

El técnico de SEO/BirdLife en el proyecto, Javier Purroy, ha señalado que mediante la disminución de la cobertura del matorral leñoso se favorece la diversidad vegetal y con ello se incrementa la presencia de insectos que son la dieta básica de los grupos familiares de hembras de urogallo con pollos.

Otra de las medidas de gestión se refiere a la creación de claros en hayedos para permitir la entrada de luz al sotobosque y generar zonas de refugio y alimentación.

En este caso se simula el efecto natural de aludes o vendavales y estos árboles derribados se convierten, al descomponerse, en importante fuente de insectos para los pollos de urogallo y otras especies de aves, como los pájaros carpinteros.

Aparte de las mejoras de hábitat, el proyecto LIFE+ quiere reducir los riesgos que suponen algunos cercados ganaderos por el riesgo de colisión.

Por esta razón se han señalizado 5 kilómetros de vallados ganaderos que atravesaban zonas urogalleras con placas de plástico especiales traídas de Estados Unidos, donde ya han sido utilizadas para la recuperación de otra especie de gallinacea que sufría colisiones con cercas ganaderas.

Aunque los trabajos buscan beneficiar al urogallo cantábrico, la organización conservacionista ha explicado que otras especies de los ecosistemas cantábricos se ven favorecidas por estas actuaciones, entre ellas la perdiz pardilla o del picamaderos negro y el pico mediano, entre otros.

Los trabajos de mejora de hábitat que se están realizando buscan, por un lado, no dejar que desaparezca el urogallo del Parque Nacional y, por otro, preparar el terreno para el programa de reintroducción del urogallo cantábrico.

El delegado territorial de SEO/BirdLife en Cantabria, Felipe González, ha expresado su creencia de que el Parque de Picos de Europa es "el lugar idóneo" para recibir los urogallos del programa de reintroducción. "Se está trabajando activamente en mejorar el hábitat y reducir los peligros", ha dicho.

LIFE+ Urogallo cantábrico

El proyecto, coordinado por la Fundación Biodiversidad, está cofinanciado al 50% por la Unión Europea a través de los fondos LIFE+, y cuenta como socios con las Comunidades Autónomas de Galicia, Cantabria, Principado de Asturias, y Castilla y León, esta última a través de la Fundación Patrimonio Natural de Castilla y León; el Consorcio Interautonómico para la gestión coordinada del Parque Nacional de los Picos de Europa; SEO/BirdLife y con la financiación del Organismo Autónomo Parques Nacionales y de la Fundación Iberdrola.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.