Las temperaturas casi veraniegas, que rondarán los 20 grados de máxima en algunos puntos del sur peninsular, marcarán este viernes el inicio del invierno aunque, de cara al día de Nochebuena y Navidad, es probable que se produzca "un empeoramiento del tiempo" que dejará precipitaciones, sobre todo por el norte del país, según la predicción de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET).

Así, entre este jueves y el viernes —día en el que comienza el invierno, a partir de las 12.12 horas— el paso de sucesivos frentes atlánticos sobre la Península dejará precipitaciones localmente moderadas y persistentes en el oeste de Galicia que podrán extenderse, de forma débil y con menor frecuencia, al resto de la mitad norte y zona centro peninsular.

Las lluvias serán menos probables cerca del área mediterránea, donde sólo se esperan, al igual que en ambos archipiélagos, intervalos de nubes medias y altas. Mientras, las temperaturas no cambiarán de forma significativa y el viento será de componente oeste moderado a fuerte en el litoral gallego y zonas altas del área cantábrica, flojo a moderado en el resto de la Península y Baleares; y vientos del este flojos a moderados en Canarias.

Para el sábado y el domingo, predominará la situación anticiclónica sobre toda España, aunque en Galicia es posible alguna precipitación durante las primeras horas del sábado. Esta situación de estabilidad generalizada vendrá acompañada con una disminución de la nubosidad a lo largo de sábado, predominando los cielos poco nubosos el domingo.

El fin de semana, el viento será flojo y las temperaturas experimentarán un ligero aumento en el caso de las diurnas y un ligero descenso en las nocturnas, siendo muy posible la aparición de nieblas, que podrán ser persistentes en puntos del interior peninsular.

A modo de ejemplo, el portavoz de la AEMET, Alejandro Lomas, ha señalado que en los litorales cantábrico y mediterráneo las temperaturas llegarán a los 18 grados el domingo, situación similar a la de Madrid, donde se alcanzarán los 15 grados. La máxima prevista se registrará en Sevilla, donde se esperan 20 grados, "y puede que este dato aún se quede corto".

La situación cambiará el lunes, 24 de diciembre, cuando es probable un empeoramiento del tiempo sobre la Península y Baleares, acompañado de descenso ligero a moderado de las temperaturas y vientos moderados del oeste o suroeste.

Este aumento de la inestabilidad estará asociado a la llegada de frentes atlánticos que, a lo largo de la semana, se desplazarán de oeste a este, con precipitaciones que serán más probables en el noroeste y extremo norte peninsulares, aunque no se descarta que, de forma ocasional, se extiendan al resto de la Península y Baleares, disminuyendo la probabilidad hacia el sureste.

Consulta aquí más noticias de Toledo.