El conseller de Salud, Familia y Bienestar Social, Martí Sansaloni, ha asegurado este martes que la atención sanitaria en la comunidad "seguirá siendo pública, tal y como los ciudadanos la entienden".

El responsable autonómico de Salud ha remarcado su intención de "mantener el modelo público" y ha apuntado que el único aprovechamiento privado "que cabe" es el que se aplicaría en, por ejemplos, los kioscos, cafeterías, floristerías o entidades bancarias que hay en los recintos hospitalarios, "que se pueden alquilar y producen un ingreso económico" al departamento de Salud.

En respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por el PSIB, Sansaloni ha remarcado que "la sanidad no es un negocio" y ha apuntado, así, que los únicos servicios que están externalizados en Son Espases son los de limpieza, seguridad o catering, ha manifestado después de que el socialista Vicenç Thomàs le preguntase sobre la posibilidad de alquilar quirófanos o despachos.

Thomàs, por su parte, ha criticado la "gestión negativa y caótica" llevada a cabo durante esta legislatura en la Conselleria de Salud, que ha provocado que haya más de 120.000 personas en las listas de espera sanitarias, ha lamentado.