Los ciudadanos que acudan a visitar la actual sede de la Subdelegación del Gobierno en Bizkaia, ubicada en plena plaza Moyua de Bilbao, conocerán un total de doce estancias repartidas entre la primera y la segunda planta del palacio que encargó construir al arquitecto belga Paul Hankar el empresario vizcaíno Víctor Chávarri en el año 1888.

La primera de las visitas organizadas por la Subdelegación del Gobierno tendrá lugar este sábado, 15 de diciembre, si bien se plantea ampliar las visitas a algún sábado de enero debido al gran número de solicitudes registradas a tal objeto, cuyo cupo se completó en apenas dos horas.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, acompañado del subdelegado del Gobierno, Ignacio Erice, han realizado este martes una visita a esta construcción emblemática de la villa, una de las primeras edificaciones del Ensanche bilbaíno, y que en aquella época contaba con una vasta propiedad, incluyendo la actual plaza Moyua, que constituía entonces el jardín privado de la familia Chávarri.

Según ha detallado Erice, este "ejemplo único" en Bilbao de la arquitectura nacionalista flamenca fue reconocido en 1995 como Bien de Interés Cultural con categoría de monumento. "Merece la pena la visita y conocer lo espectacular del interior del palacio, ya que la mayoría de los bilbaínos únicamente conoce la fachada", ha destacado el subdelegado.

La visita comienza con una breve exposición multimedia que se realiza en el mismo atrio del inmueble, en el que una guía oficial detalla la historia de la construcción, llevada a cabo en 1888 por el arquitecto alemán Paul Hankar a petición del empresario vizcaíno, fascinado por la arquitectura de los Países Bajos. El edificio cuenta con una superficie total de 3.000 metros cuadrados divididos en cinco plantas, y la familia Chávarri entró a vivir en ella seis años después de la construcción, en 1894.

Sala de música

La visita continúa al acceder los visitantes a la sala conocida como la sala de música, debido a los detalles ornamentales que se pueden observar en el techo de la estancia, de estilo barroco francés en tonos pastel, con unas puertas de madera policromada con motivos de guirnaldas. A un lado de la sala se encuentra una "espléndida" chimenea de marmol, construida en una única pieza, resaltada con motivos naturales y amorcillos.

Posteriormente, la cita prosigue en una estancia contigua a la anterior, aún en el primer piso, que es conocida por sus actuales inquilinos como las sala de los espejos, al contar todas las puertas con este complemento decorativo, que aporta a la habitación una sensación de amplitud. El techo está también decorado con pintura al óleo, y los escudos que se pueden ver en los laterales hacen referencia a la industria minera de Bizkaia, sector en el que la familia Chávarri hizo fortuna.

La sala cuenta con una chimenea que tiene en el alto un camafeo con la imagen de la mujer de Victor Chávarri, Soledad Andueza, algo recurrente en muchas partes del mobiliario del edificio. Además, muchas de las puertas cuentan con la inscripción "C & A", en referencia a las iniciales de los apellidos del matrimonio.

El paseo por el inmueble prosigue en el que pudo ser el despacho del propio Víctor Chávarri, con puertas también "muy trabajadas y profusamente decoradas", con techo artesonado y que cuenta con la chimenea de mayores dimensiones de todo el palacio.

Chimenea única en bizkaia

Tras esta sala, la visita continúa en la sala de estar de la familia, sin una decoración tan visible como en las anteriores, al elegirse para ella una decoración de tono más inglés, posiblemente debido a las relaciones comerciales entre Inglaterra y Bizkaia a principios del siglo pasado. La "joya" de este espacio lo constituye una chimenea original, con azulejos traídos de los Países Bajos, decorada con motivos animales. "Es única en Bizkaia", ha asegurado Erice.

Asimismo, en esta gran estancia, tras una pequeña puerta de madera, se halla un ascensor de madera que data de comienzos de siglo y que conecta con los pisos superiores del inmueble, dedicados a los dormitorios de la residencia, el salón comedor y la cocina.

Ya en la primera planta, se encuentra un recibidor cuyas paredes están decoradas con retratos de Alfonso XIII, que no figura como decoración original, y que, junto a otras obras, están declaradas como patrimonio estatal.

El comedor es la siguiente sala en la visita, unido por una puerta a la cocina, y que cuenta con la mesa genuina, para una veintena de comensales, y las lámparas originales del finales del siglo pasado. Todo el piso superior, que carece de chimeneas, es de decoración más sencilla y austera que la planta inferior, donde abunda el estilo barroco.

La visita continúa con la sala de la Gobernanta del servicio, la cual se ocupaba de que la familia Chávarri estuviera bien atendida en todo momento, y que se comunica con un vestidor, pintado en época moderna en tonos azules, pero cuya disposición de armarios es la original de la época.

Otra de las habitaciones más importantes de la visita la constituye el dormitorio original del matrimonio Chávarri-Andueza, con todo el mobiliario original, incluidas camas, especialmente pequeñas en su longitud, algo "normal para la época", según ha detallado la guía de la visita. Tras una puerta, se halla el baño de la pareja, que fue totalmente reformado en 1996.

Antes de finalizar el recorrido, los visitantes atravesarán una estancia con media docena de fotos de varias salas del inmueble tal y como se encontraban decoradas en la época en que residió esta familia, periodo que se prolongó de 1894 hasta 1939.

Vendida a italianos

Precisamente en ese año, los Chávarri optaron por vender la finca a una familia italiana, qque tenía intención de venderla, conocedores del "alto valor" que podían adquirir esos terrenos, en plena expansión del Ensanche bilbaíno.

Finalmente, en el año 1943 la propiedad fue adquirida por el Estado para su conversión en sede del Gobierno Civil y, después, como Subdelegación del Gobierno. En los años 40 fue sometido a una importante remodelación proyectada por Eugenio de Aguinaga.

Los interesados en visitar el Palacio Chavarri en enero deberán llamar al teléfono 94 4509204 del 7 al 11 de enero, entre las 9.00 y las 14.00 horas por la mañana y de 16.30 a 18.30 en horario vespertino. El viernes, día 11, el horario de solicitud será solo de mañana, de 9.00 a 14.00 horas. Las visitas se celebrarán uno o varios sábados del primer mes de 2013.

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.