Los colegios electorales de Kinsasha y del oeste de la República Democrática del Congo (RDC) abrieron sus puertas a las 6.00 hora local (05.00 GMT) para la segunda ronda de los comicios presidenciales.

Una hora antes quedaron instalados los centros de votación en el este del país, que tiene un huso horario distinto.

En los comicios, más de 25 millones de congoleños deben elegir entre el presidente Joseph Kabila, en el poder desde el 26 enero del 2001, y el vicepresidente Jean Pierre Bemba.

En la primera ronda Kabila obtuvo el 44,81% de los votos y Bemba el 20,03%
En la primera ronda de las elecciones, el pasado 30 de julio, Kabila obtuvo el 44,81 por ciento de los votos y Bemba el 20,03%.

Esta es la primera ocasión en más de cuarenta años que los habitantes de la RDC (ex Zaire) pueden elegir libremente a su jefe de Estado.

La votación se prolongará doce horas. Hay instaladas 50.045 urnas distribuidas en 11.856 centros de votación, según confirmó en la víspera el presidente de la Comisión Electoral, Apollinaire Malu Malu.

Los resultados finales se esperan para el 19 de noviembre, de acuerdo con el calendario electoral.

Tras conocerse los resultados de la primera vuelta, hombres armados al servicio de Kabila y de Bemba se enfrentaron a tiros en las calles de esta capital, durante tres días, con un saldo de decenas de muertos y heridos.

Para esta ocasión, hay más de 51.000 policías encargados de la seguridad, además del contingente de la ONU destinado en este país de unos 17.000 "cascos azules" y otro de unos dos mil efectivos enviados por la Unión Europea.