El papa Benedicto XVI pidió el sábado que se respeten los principios de la justicia y se ayude a las víctimas en los casos de pederastia a manos de un religioso, al recibir a un grupo de obispos de Irlanda que están en visita "ad limina" (que le hacen cada cinco años los prelados de cada país).

Los abusos son aún más trágicos cuando el culpable es un hombre de la iglesia

Benedicto XVI explicó que los casos de abusos "son aún más trágicos cuando el culpable es un hombre de la iglesia" e instó a que "los principios de justicia sean totalmente respetados y, por encima de todo, se de apoyo a las víctimas y a todos los que han resultado afectados por estos enormes crímenes".

En su mensaje a los obispos irlandeses, el Pontífice aconsejó que cuando se produzcan casos de religiosos "manchados del desgarrador acto de abusos sexuales de menores", se esfuercen por "establecer la verdad de lo que ocurrió para adoptar cualquier medida sea necesaria y prevenir que esto se repita".

Para el Papa el buen trabajo y la dedicación desinteresada de la gran mayoría de sacerdotes y religiosos en Irlanda "no debería quedar oscurecida por las transgresiones de algunos de sus hermanos".

Benedicto XVI terminó su mensaje a los representantes de la Conferencia Episcopal de Irlanda, esperando que "un espíritu de reconciliación y de respeto mutuo y cooperación" guié el futuro de Irlanda del Norte.