Los sindicatos CC.OO. y UGT y las patronales del metal de Pontevedra Asime, Atra, Foncalor e Instalectra han firmado este miércoles en Vigo el acuerdo del convenio provincial para 2012, mediante el que se asegura la vigencia de este marco normativo sectorial y eliminando la posibilidad de que éste se perdiese el próximo año —por lo que pasaría a aplicarse el estatuto de los trabajadores, según la reforma laboral—.

Los sindicatos CIG, CC.OO., UGT y CIG mantuvieron el martes, y hasta la madrugada del miércoles, la décimo sexta reunión para la negociación del convenio, la cual finalmente acabó con la firma de un preacuerdo por parte de todos excepto la CIG, que se desmarcó al no estar de acuerdo.

Así, este miércoles, las partes firmantes del preacuerdo se han reunido para ratificar el acuerdo, que incluye una subida salarial del 1 por ciento sobre los valores de las tablas, y con efecto a partir del 1 de enero de 2013, y fija la distribución irregular de jornada —el total de jornada marcada es de 1.776 horas anuales—.

De igual modo, el documento también incluye las materias a negociar para el próximo convenio, que se abordará a partir de enero de 2013: un reglamento de referencia que dé respuesta a las distintas problemáticas que puedan surgir de las distintas realidades en flexibilidad interna de las empresas, el refuerzo de las competencias de la comisión paritaria, dotándola de capacidades para resolución de conflictos, y la adaptación normativa del texto del convenio.

VALORACIONES

En declaraciones a los medios tras la firma del acuerdo, el portavoz de las patronales, Enrique Mallón, destacó la importancia de contar con convenios sectoriales y, en el caso del metal de Pontevedra, destacó que este marco normativo "marca pautas para otros sectores".

Así, destacó que ambas partes han hecho un "esfuerzo de responsabilidad" y se ha podido "cumplir el fin fundamental" que era incluir la materia salarial, la distribución irregular de la jornada y las materias que abordar a partir de enero. Según apuntó, con esto se transmite "ánimo" a las empresas y a los trabajadores, teniendo en cuenta que "la concertación social aporta tranquilidad".

Por su parte, el portavoz de Metal de UGT en Vigo, Diego Atanes, destacó la importancia del acuerdo alcanzado pues "aporta garantías para mantener el marco negociador" y evitar que el convenio decaiga; al tiempo que recordó que se incluye un incremento salarial necesario para los trabajadores, que llevan dos años con el suelo congelado.

En la misma línea, el responsable de Industria de CC.OO en Vigo., Ramón Sarmiento, destacó que "más allá del contenido" del acuerdo, el "elemento fundamental" es el hecho de que "a medio plazo se tiene blindado el convenio". Sarmiento afirmó que estas circunstancias aportan "tranquilidad" y ha abogado por que las partes hagan el "esfuerzo" de afrontar las dificultades del momento actual "con el mayor nivel de concertación".

CIG

Por su parte, el portavoz de CIG-Metal Manuel Simón estimó, en declaraciones a Europa Press, que se trata de un "mal acuerdo por un año" cuando, según apuntó, antes de que el convenio decayese había margen para seguir negociando hasta "julio de 2013".

Sobre los contenidos, criticó que el incremento de sueldos "no tiene carácter retroactivo" a 1 de enero de 2012 y que, en la práctica, los trabajadores sufrirán "dos años de congelación salarial".

También manifestó su discrepancia sobre los contenidos acordados para la distribución de jornada irregular, al considerar que "no se mejora, sino que se empeora", y censuró que se, antes de firmarse el acuerdo, no se celebrase una asamblea con los trabajadores para informarles del contenido del preacuerdo.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.