El delegado del Gobierno en Aragón, Gustavo Alcalde, ha presidido este miércoles el acto institucional de conmemoración del 34º aniversario de la Constitución española, en el que ha defendido la unidad de los españoles como la "principal" fortaleza del país y ha advertido de que los nacionalismos "excluyentes y separatistas" suponen una "debilidad", una crisis institucional que dificulta la solución a la crisis económica al "minar más si cabe la credibilidad que proyecta nuestro país al exterior".

De hecho, ha alegado que si la unidad de España "ha sido importante en momentos boyantes para explotar al máximo nuestras potencialidades, en otros de gran dificultad como los que atravesamos esa unidad se antoja imprescindible para superar la compleja situación en la que estamos sumidos. O remamos todos juntos en la misma dirección o el torbellino nos engullirá indefectiblemente", ha aseverado.

En su discurso, en el que ha realizado una firme defensa de la unidad del país, Alcalde ha subrayado que la actual Constitución ha permitido a España vivir "el periodo más largo y fructífero de estabilidad en la historia moderna de la nación"; un texto que "nació del consenso" y que dio respuesta al Estado de las Autonomías y permitió participar "de ese anciano club llamado Europa".

La Carta Magna "es una norma de convivencia", por la que han dado sus vidas "casi un millar de buenos españoles asesinados a manos de terroristas" y representa "lo que tenemos en común, que es mucho más que lo que nos separa. Por tanto, para modificar el Texto, "si hubiere lugar, se requieren también esfuerzos comunes, no basta que un grupo social, o de dirigentes de un territorio, muestren su disconformidad con nuestra hoja de ruta", porque "lo que unió el conjunto no lo puede fragmentar una parte", ha aseverado.

Tras citar el artículo 2 de la Constitución, referente a la "indisoluble unidad de la Nación española", el delegado ha insistido en que "no caben interpretaciones de parte" ni lecturas "interesadas" y en caso de que el actual modelo se agote "lo debemos decir el conjunto de los ciudadanos, no los territorios", porque son los españoles quienes ejercen la soberanía popular.

En este sentido, Gustavo Alcalde ha considerado "especialmente preocupantes" los mensajes "equívocos" lanzados desde algunos foros y que "pretenden justificar el incumplimiento de la Ley, porque conducen a la desobediencia civil y a la insumisión, auténticas termitas de los pilares en que se sustenta nuestra convivencia".

Por ello, ha insistido en que la unidad de España es "la principal" de las fortalezas del país y esta unidad es importante en lo político y en lo económico. Como ejemplo, ha recordado que la "excesiva" proliferación normativa en las Comunidades autónomas ha ocasionado "trabas burocráticas y mayores costes a las ya demasiado vapuleadas pequeñas y medianas empresas, que son las que generan empleo".

Crisis económica e institucional

Así, Alcalde ha lamentado que a la crisis económica "brutal", que esta provocando consecuencias "dolorosas" como los casi seis millones de parados, se suma una crisis institucional "que representan los nacionalismos excluyentes y separatistas", una "debilidad" que agrava la primera, dificultando la solución a la crisis al dañar "la credibilidad que proyecta nuestros país al exterior".

A ambas crisis "hemos de enfrentarnos con determinación" y en el caso de la económica "atacarla" como "lo estamos haciendo ya". En este punto, el delegado ha señalado que en el último año el Gobierno de Mariano Rajoy ha tenido que adoptar "medidas duras, difíciles, en muchos casos impopulares, en todos los campos y ámbitos y, desgraciadamente, lo tenemos que seguir haciendo" y el Ejecutivo y sus responsables "comprenden que el conjunto de la sociedad lo está pasando mal".

No obstante, "esa consciencia no hace sino espolear nuestra responsabilidad para que estos sacrificios que se están demandando a los españoles no caigan en saco roto, que se transformen en recompensas y sirvan para sentar unos cimientos sólidos de crecimiento real".

"La única senda posible" es el control del déficit, la consolidación fiscal y lograr con una deuda pública sostenible; abordar una reforma del sistema financiero "en profundidad" para conseguir unas entidades "sólidas y solventes"; así como acometer reformas estructurales "que aporten flexibilidad y competencia, que mejoren la calidad de los factores productivos y faciliten la asignación de recursos hacia los sectores más competitivos".

Un camino que recorrer "juntos"

En su opinión, "es indiscutible que seguir por el camino del gratis total nos lleva más pronto que tarde a la voladura del sistema de bienestar que tanto esfuerzo y tiempo nos ha constado construir" y aunque la senda iniciada "no está precisamente enlosada de rosas" y será un camino "largo y difícil, es un camino que debemos recorrer y si lo hacemos todos juntos será mucho más llevadero, pero solos o acompañados lo vamos a recorrer".

Al final, "espero que más pronto que tarde, veremos la salida del túnel y estaremos ante un nuevo día, cargado de proyectos, ilusiones y esperanzas, las de 47 millones de españoles y eso sí merecerá la pena", ha remarcado, para concluir sus palabras proclamando 'vivas' a la Constitución y a España.

A este acto institucional, celebrado en Zaragoza, en la sede de la Delegación del Gobierno, han asistido autoridades de la Comunidad, con la ausencia de cargos públicos de Chunta Aragonesista (CHA) e Izquierda Unida (IU).

Poco antes de la intervención de Gustavo Alcalde se ha procedido a la entrega de condecoraciones a la jefa del Área de Interior de la Delegación, María Pilar Cintora, distinguida con la Encomienda de la Orden del Mérito Civil; al general jefe de la Octava Zona de la Guardia Civil, Germán Gómez Rodríguez, la Encomienda de Número de la Orden de Isabel la Católica; y al teniente coronel inspector de los Servicios del Sector de Aragón, Francisco Javier Blanco, que ha recibido la Medalla al Mérito de la Seguridad Vial con distintivo azul en su Categoría de Bronce.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.