El conseller de Educación, Cultura y Universidades, Rafael Bosch, ha propuesto que en las comunidades bilingües se añada una disposición adicional al borrador de la Ley de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) para se le otorgue al catalán un tratamiento análogo al castellano, de forma que "a todos los efectos tenga la misma consideración".

Así lo planteó el conseller balear durante la reunión que se celebró este martes en Madrid para debatir aspectos de la nueva ley educativa. Bosch ha precisado que, independientemente de que se incluya o no su consideración en el texto, "tendrá los mismos efectos prácticos porque en el currículum básico se seguirán evaluando las dos lenguas por igual".

En rueda de prensa, el también portavoz del Govern balear ha precisado que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, "no estableció el catalán como lengua troncal" porque, según ha señalado Bosch, "no es una competencia del Estado".

En ese sentido, el conseller de Educación ha apuntado que se ha malinterpretado como "un ataque" el nuevo sistema de asignaturas troncales, cuando en realidad se trata de "una cuestión técnica", aunque ha insistido en que, a pesar de ello, intentará que el catalán se pueda articular jurídicamente como troncal.

Bosch ha aclarado además que todos los centros educativos se encargarán de acreditar, mediante pruebas, el conocimiento de las dos lenguas oficiales "con el mismo tratamiento" y ha añadido que los centros privados cumplen la misma normativa porque otorgan títulos oficiales.

En opinión del conseller, el plazo de una semana que ha establecido Wert para aprobar el texto muestra su "interés por aproximar todas las posturas", así como su predisposición, puesto que en la reunión aceptó "decenas de miles" de sugerencias y propuestas.

"Wert agradeció todas las aportaciones", ha proseguido Bosch, que ha explicado que al representante de Galicia, comunidad que también cuenta con dos lenguas oficiales, le pareció "razonable" la aportación de Baleares, lo que podría significar un apoyo, aunque ha apuntado que no puede asegurarlo.

Bosch ha reprobado que la consejera de Enseñanza de Cataluña, Irene Rigau, abandonara la reunión, "porque debería haber actuado con respeto institucional" y ha lamentado también que no escuchara su aportación.

Además, el conseller ha recordado que cuando se aprobó la Ley Orgánica General del Sistema Educativo (LOGSE), el PP, "estando de acuerdo o no, la aplicó escrupulosamente", por lo que ha adelantado que si el Parlamento aprueba la reforma educativa, se aplicará con independencia de que incluya su aportación.

Para Boch, la nueva ley es "un salto cualitativo" que va "en la línea europea", ya que en la mayoría de países de la Unión existen pruebas de estado para otorgar un título de validez nacional con un porcentaje de evaluación estatal y otro correspondiente a los resultados del alumno durante su etapa educativa, "algo normal y coherente".

El conseller ha dicho que también "flexibiliza la autonomía de los centros educativos", a los que les otorga una mayor libertad y autonomía, y mejora la Formación Profesional Básica, así como el bachiller artístico, en el que se incluirá una vía musical "demandada por muchos colectivos".

En otro orden de asuntos, Bosch ha manifestado su satisfacción porque Wert comunicara este martes que se iba a realizar el traspaso del fondo territorial a las comunidades.