Empresa Sidam
Vista de la nave de la empresa Sidam robada el padado 23 de abril. (Remi Boileau / Efe) Remi Boileau / Efe
Las armas robadas por presuntos miembros de ETA en la localidad francesa de Vauvert en la madrugada del martes son unos 300 revólveres, al menos 50 pistolas, piezas sueltas y una cantidad indeterminada de munición.
El robo fue perpetrado en una empresa mayorista que abastece a armerías

Así lo aseguraron a la Efe fuentes próximas a la investigación, que confirmaron que en el robo han participado dos hombres y una mujer, aunque añadieron que no se descarta la intervención de un segundo "talde", denominación que, hasta la tregua de 1998, se daba a los grupos de unas tres personas encargados de funciones concretas dentro de un comando.

Sin embargo, tanto en lo que respecta al material substraído como a los ladrones, hay varias versiones.

Según RNE, la banda terrorista habría robado cajas de componente de pistolas para armar hasta 350 armas y los ladrones habrían sido cuatro encapuchados, tres hombres y una mujer.

El Gobierno aún no se pronuncia

La policía francesa atribuyó la autoría a ETA, aunque el Ministerio del Interior esperará al término de las investigaciones antes de establecer una "conclusión definitiva" sobre la autoría.

Fuentes deInterior informaron de que se está siguiendo de cerca la investigación y recopilando todos los datos de los que disponen los investigadores en Francia.

Los hechos ocurrieron en la localidad de Vauvert, en el departamento de Gard, cuando los presuntos etarras irrumpieron en la fábrica Sidam, empresa mayorista que abastece a armerías, y maniataron a los trabajadores que allí se encontraban para después efectuar el robo.

Para el atraco, los asaltantes secuestraron a tres miembros de la familia del responsable de la empresa, y todos han recobrado ya la libertad, señalaron las fuentes sin dar más detalles.

La pista, unas esposas robadas

La policía considera que los autores del robo son etarras porque para maniatar a los secuestrados utilizaron esposas que habían sido robadas por dos miembros de ETA a dos gendarmes el pasado marzo en el departamento de Lot (suroeste), en las proximidades de un centro de investigación y pruebas de armas del Ejército francés.

La banda terrorista vasca decretó un alto el fuego "permanente" el pasado marzo.

La investigación está en manos de la Subdirección Antiterrorista de la Policía Judicial (SDAT).