'The Virgin and Child with the Infant Saint John (Study for the "Madonna of the Meadow"), c. 1505/1506'
'La Virgen y el Niño con San Juan Infante', un estudio de Rafael para el cuadro 'La Virgen del prado' Raffael - © Ashmolean Museum, Oxford

Niño prodigio, de maneras refinadas, diplomático con los clientes y paciente con los alumnos de su taller, que llegó a albergar a 50 artistas deseosos de aprender de aquel joven. Rafael de Urbino (1483-1520) sólo gozó de 37 años de vida, pero le bastaron para convertirse en uno de los grandes del renacimiento italiano y compartir el reñido podio con Leonardo da Vinci —que le sirvió de inspiración— y Miguel Ángel, el genio de carácter explosivo que odió profundamente a Rafael.

Además de las armoniosas pinturas, los retablos de iglesias y los complejísimos frescos, Rafael realizó un gran número de dibujos que utilizaba para dar forma a sus ideas, desarrollar composiciones y comunicarse con los artistas de su estudio. El museo Städel, en Frankfurt (Alemania), expone hasta el tres de febrero de 2013 Raffael. Zeichnungen (Rafael. Dibujos), 48 ilustraciones a lápiz y carboncillo del maestro del renacimiento italiano.

La pinacoteca es dueña de la mayor y más significativa colección de dibujos del autor en Alemania y cuenta con obras de todas sus etapas creativas. Con préstamos de colecciones públicas y privadas procedentes de varios países, la muestra descubre en los dibujos valiosas manifestaciones de creatividad que sirven como testimonio del modo de afrontar y desarrollar los retos que se proponía Rafael.

La relación maternofilial de la Virgen y el niño

Varios bloques temáticos diferentes profundizan en el desarrollo de la narrativa de las pinturas. La exposición examina las representaciones de la Virgen y el Niño con estudios centrados en la relación maternofilial de los personajes. La capacidad del maestro para visualizar ideas y conceptos abstractos (como la filosofía o la poesía) destaca en dibujos con secuencias dinámicas de figuras: el mejor ejemplo son los bocetos previos que realizó para los frescos de la Estancia del Sello, una de las cuatro salas del Palacio Apostólico del Vaticano que el pintor renacentista llenó de murales.

El conjunto muestra el cómo se hizo grandes obras de Rafael Las figuras para sus escenas históricas, los diseños para los tapices de la Capilla Sixtina (con los famosos frescos de Miguel Ángel), la decoración de la Capilla Chigi en la basílica de Santa María de Popolo... El conjunto descubre el cómo se hizo de muchas de las mejores obras de Rafael y funciona como un diario creativo que documenta el comienzo de las ideas que culminaron con las pinturas y los edificios que ahora atraen a millones de visitantes cada año.