El capitán del Prestige admite que detectó "corrosión" en los tanques pero no "rotura"

  • El capitán del Prestige alega "edad avanzada" para no contestar a los letrados.
  • Contestará a la Fiscalía, la Abogacía del Estado, la defensa y a las aseguradoras.
  • El que fuera capitán del petrolero 'Prestige', Apostolor Mangouras, tiene 77 años.
  • Las claves del desastre del 'Prestige', diez años después.
Tres de los cuatro acusados en el caso Prestige: (de izquierda a derecha) el capitán del buque Apostolos Mangouras, el jefe de máquinas, Argyropoulos Nikolaos y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López-Sors.
Tres de los cuatro acusados en el caso Prestige: (de izquierda a derecha) el capitán del buque Apostolos Mangouras, el jefe de máquinas, Argyropoulos Nikolaos y el exdirector general de la Marina Mercante José Luis López-Sors.
Cabalar / EFE

Apostolos Mangouras, capitán del 'Prestige' cuando en 2002 se hundió frente a las costas gallegas provocando una catástrofe medioambiental, ha reconocido este martes ante el tribunal que juzga los daños causados que los tanques de lastre del petrolero, en los que se originó la avería, tenían "corrosión".

No obstante, Mangouras, de nacionalidad griega y de 77 años, ha precisado que él no es un técnico y que no estaba capacitado para delimitar los daños que sufría el petrolero.

Mangouras ha denunciado que fue tratado como un "criminal" por las autoridades españolas tras abandonar el barco y ha criticado la decisión de alejar el buque de la costa. "Fue la peor decisión posible", ha apostillado el capitán del petrolero, que ha añadido a continuación: "Nos llevaron en un féretro flotante a ahogarnos".

El capitán del 'Prestige', para el que el fiscal especial de Medio Ambiente de Galicia, Álvaro García Ortiz, pide una pena de 12 años de prisión por atentado contra el medio ambiente, daños y desobediencia, ha comenzado hoy su declaración ante el tribunal que juzga la causa y está previsto que lo siga haciendo durante los próximos dos días.

A preguntas del fiscal, Mangouras ha reconocido que cuando asumió el mando del 'Prestige', el 13 de septiembre de 2002, "desconocía" el estado del barco y que solo realizó algunas inspecciones de los tanques, aunque ha recordado que el buque superó varias inspecciones reglamentarias.

También ha negado que supiera que el 'Prestige' tuviera prohibida la entrada a puertos de diversos países, entre ellos Estados Unidos, Israel, Dinamarca, Australia, Nueva Zelanda, Cuba, Irán, Irak, Líbano y Finlandia, y ha afirmado desconocer un informe elaborado por el anterior capitán del petrolero en el que éste advertía de que el buque sufría diversas irregularidades.

"Contribuimos con todo lo que pudimos al rescate del buque", ha apostillado el capitán, que también ha defendido el trabajo de la tripulación, en su mayoría formada por marineros filipinos, de la que ha dicho que contaba con los "certificados adecuados".

"El día 15 admití que el barco no tenía solución al ver una fisura en cubierta y pedí apoyo para abandonar la nave", ha explicado Mangouras, que ha precisado que, una vez que el barco fue remolcado, pensó que lo iban a dirigir a un puerto refugio aunque luego comprobó que estaba siendo alejado de la costa.

Mangouras ha criticado esta decisión y ha dicho que intentó echar anclas en una zona con 150 metros de profundidad a una treintena de millas del litoral en los primeros momentos de la crisis.

No contesta por su "edad avanzada"

El juicio se suspendió diez minutos al emocionarse Mangouras al mencionar a su familia cuando relataba cómo se había producido el accidente. Así, en alusión al momento en el que el remolcador 'Ría de Vigo' le traslada que todo está preparado para remolcar el buque, Mangouras ha comenzado a emocionarse y empezado a llorar al citar a su familia.

"Les dije, espere un momento, porque el buque lo ven por la tele nuestras familias", ha indicado Mangouras quien, sin poder terminar, ha pedido "perdón" al tribunal cuyo presidente, José Luis Pía, ha optado por hacer un receso de diez minutos.

Mangouras ha alegado su "edad avanzada", 77 años de edad, para no contestar a todos los abogados personados en la causa por la catástrofe marítima, de la que este martes se cumplen diez años.

Su letrado, José María Ruiz Soroa, ha señalado, en el inicio de la vista oral, que se ha reanudado este martes con la declaración de Mangouras, que su cliente solo contestaría a las preguntas de la Fiscalía, de la Abogacía del Estado y de la defensa.

También contestará a los letrados de las entidades consideradas responsables civiles, la aseguradora London Steam-Ship Owners Mutual Insurance Association Limited y el Fondo Internacional de Indemnización de daños por la contaminación de hidrocarburos (Fidac).

Juicio por la 'marea negra' del Prestige

El 'macrojuicio' por los daños causados por el vertido de más de 66.000 toneladas de fuel pesado por el hundimiento del 'Prestige' comenzó el pasado 16 de octubre en A Coruña con la presentación de alegaciones y la reclamación de nuevos testigos o pruebas periciales por las diversas partes personadas en a causa.

El tribunal que juzga la causa rechazó la petición de nulidad solicitada por los principales acusados, Mangouras, y el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, por lo que la vista se ha reanudado este martes por la mañana.

El Ministerio Fiscal reclama por la 'marea negra' provocada por el hundimiento del 'Prestige' indemnizaciones por los daños causados que suman 4.442 millones de euros.

Dadas sus dimensiones, el 'macrojuicio' se celebra en Expocoruña, un recinto multiusos que ha sido habilitado dadas las dimensiones del proceso, el mayor de la historia judicial de Galicia.

Están acusados, además de capitán del barco, el jefe de máquinas, Nikolaos Argyropoulos, y el primer oficial, el filipino Ireneo Maloto, que actualmente se encuentra en paradero desconocido. Si en algún momento Maloto fuese localizado, sería juzgado de manera independiente al resto de los imputados.

En el banquillo de los acusados también se sienta José Luis López-Sors, exdirector general de la Marina Mercante cuando Francisco Álvarez-Cascos dirigía elMinisterio de Fomento, que está acusado de imprudencia grave por el rumbo errático que siguió la nave durante seis días y que extendió el vertido de fuel desde Galicia hasta las costas francesas.

Para todos ellos se piden penas de prisión de entre 12 y 5 años. Asimismo, están imputados como responsables civiles directos la aseguradora The London Steam-Ship Owners Mutual Insurance Association Limited y el Fondo Internacional de Indemnización de Daños debido a la contaminación por hidrocarburos, y como responsables civiles subsidiarios, las navieras Mare Shipping Inc y Universe Maritime Ltd, y el Estado español.

El fiscal especial de Medio Ambiente de Galicia, Álvaro García Ortiz, ha justificado esta petición en un informe elaborado por expertos de la Universidad de Santiago de Compostela bajo la dirección de María Loureiro, que fija el alcance de los daños en 3.862,42 millones solo para España, a los que habría que sumar las compensaciones para Francia.

En total, dicho informe, que la Fiscalía considera "uno de los más completos estudios mundiales de evaluación del daño ambiental", cuantifica la catástrofe causada por el vertido de 64.000 toneladas de fueloil pesado en 4.121,64 millones, frente a los 2.233,76 reclamados inicialmente.

Los expertos consideran que esa es la cuantía económica adecuada para compensar los notables daños causados, especialmente en sectores como el pesquero en uno de los principales caladeros del Atlántico, que quedó afectado durante años y registró un notable descenso de las capturas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento