Villanueva de Gómez, un pueblo de Ávila de apenas 143 habitantes, puede convertirse en escenario de un nuevo capítulo de ese fenómeno tan generalizado en nuestro país que es el "ladrillazo".

Más de 7.000 nuevas viviendas y tres campos de golf amenazan con multiplicar por 200 la población de esta aldea limítrofe con Madrid -hasta los 23.000 habitantes-.

Agua contaminada

Este pueblo se abastece del agua que proviene del pozo más seco y contaminado -lo está con arsénico- de toda Castilla y Leon, lo que obliga a los vecinos a recurrir a garrafas.

Este pueblo se abastece del agua que proviene de un pozo seco y contaminado
Además, y tal y como denuncian lo ecologistas, el proyecto se está aprobando por sectores.

De lo siete previstos, sólo uno cuenta con una declaración favorable de impacto ambiental.

Esto no es extraño, sobre todo si tenemos en cuenta que, por el momento, ya se han talado unos 10.000 pinos en un terreno habitado por águilas imperiales. 

Ávila, limítrofe con Madrid

Esta es la tercera actuación de este tipo que se produce en los últimos tiempos en Ávila, en dónde ya surgió la polémica con el caso de las Navas del Marqués.

No obstante, los responsables de este proyecto niegan cualquier posible irregularidad: "Todo se está hciendo conforme al derecho (...), se está produciendo una manipulación mediática y política", ha asegurado Francisco Javier Sánchez.