El consejero de Economía y Hacienda del Gobierno vasco, Carlos Aguirre, ha calificado de "extemporánea" la reacción del diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, tras la reunión del Consejo Vasco de Finanzas y ha considerado que su actitud fue un episodio "multiplicado" en su estrategia de poner "palos en las ruedas" al Gobierno vasco.

Asimismo, ha señalado que la previsión de ingresos para 2013 (11.825 millones) cerrada en el mismo encuentro supone una recaudación "muy pobre". Por ello, ha augurado unos presupuestos vascos "duros" para 2013 con los que, "sin lugar a dudas", el PNV "traspasará las líneas rojas" en Sanidad, Educación y Servicios Sociales.

En una entrevista a Europa Press, se ha referido, de esta manera, a las reacciones desde la Diputación de Bizkaia y de Álava tras lo ocurrido este martes en la reunión del Consejo Vasco de Finanzas, en la que quedaron patentes las diferencias sobre el reparto de los 309 millones que las instituciones forales han recaudado a través de las devoluciones de las 'vacaciones fiscales' declaradas ilegales por la UE.

En la reunión, salió adelante, con el apoyo del Gobierno vasco y de la Diputacion de Gipuzkoa, que se abonará en este ejercicio lo recaudado, mientras que las otras dos instituciones forales se oponían a que se realizara la aportación en ese momento.

Aguirre ha calificado de "extemporánea" la reacción del diputado general de Bizkaia, José Luis Bilbao, que ha criticado que el PSE y Bildu se hayan "alineado" para "maquillar y lavar la cara" del Gobierno vasco en las Cuentas.

El titular de Economía y Hacienda ha afirmado que el Gobierno vasco no ha intentado "maquillar las Cuentas" al reclamar el abono de la recaudación procedente de las denominadas vascaciones fiscales declaradas ilegales por la UE.

"Ni intento de maquillaje ni nada, ese dinero siempre ha estado ahí, el maquillaje hubiera sido a la contra si realmente nosotros sacamos del modelo algo que ya estaba", ha añadido.

A juicio de Aguirre, la postura del diputado en la reunión del Consejo Vasco de Finanzas fue el último episodio de su estrategia de poner "palos en las ruedas" del Gobierno vasco y además, "multiplicado".

En este sentido, ha denunciado que Bilbao acudió a la reunión con una actitud "absolutamente prepotente de aquí el que manda soy yo". "Eso como representantes del Gobierno, no se puede aceptar", ha añadido.

En relación a la postura de Álava, ha señalado que desconoce si puede responder a la situación de dificultad por la que puede estar atravesando la institución foral, pero ha asegurado que es "una posibilidad".

Aguirre ha señalado que la Diputación de Álava ha sido la institución que más dinero ha recuperado y, por tanto, "se podría dar el caso de que pudiera tener una cierta tensión de tesorería cuando tiene que incorporar al modelo estas cantidades".

"cerrado y pactado"

El consejero ha explicado que el abono de los fondos en este ejercicio era un tema "cerrado y pactado" en el Consejo Vasco de Finanzas de octubre del pasado año, fecha en la que ya se habían recuperado 227 millones.

Aguirre ha indicado que se planteó que, a partir de este año, los ingresos de la recuperación de las vacaciones fiscales entraban "dentro del modelo". Ha añadido que en el CVF de febrero se empezaron a concretar algunos aspectos que "no habían quedado claros", en relación a la recuperación en ingresos no dinerarios.

Aguirre ha señalado que, a partir de ese momento, se llegó a un acuerdo para que hubiese actas o certificaciones todos los meses que se remitían al Gobierno para realizar un seguimiento y que pudiera hacer su previsiones.

El consejero vasco ha asegurado que, en todas las reuniones previas al encuentro del Consejo Vasco de Finanzas, no se planteó "ningún tipo de salvedad ni de discrepancia sobre el tema". Aguirre ha indicado que fue en la reunión cuando el diputado general de Bizkaia planteó su discrepancia y contó con el apoyo de Álava.

El titular de Economía y Hacienda ha indicado que, por su parte, el representante de la Diputación de Gipuzkoa mostró su sorpresa, al igual que él mismo, porque era "la primera noticia" que tenían de que el tema "no estaba resuelto".

Aguirre ha señalado que tuvo conocimiento de la posición final de la Diputación de Gipuzkoa a la vez que el resto de miembros del Consejo Vasco de Finanzas, por lo que ha asegurado que no había un acuerdo previo.

Prevision de ingresos

Por otra parte, respecto a la decisión del Gobierno vasco de abstenerse en la previsión de ingresos de 2013, que quedó fijada en 11.825 millones, mientras que el Ejecutivo autónomo planteaba elevarla hasta 12.236 millones, ha señalado que se abstuvieron porque no quisieron "bloquear" los presupuestos de las otras instituciones, pero cree que se está planteando una recaudación "muy pobre y muy baja".

Aguirre ha explicado que en los años 2011, 2012 y 2013 y, principalmente, entre los dos últimos ejercicios, el incremento de recaudación que se está planteando en Euskadi no llega al 3 por ciento cuando, en el caso de la recaudación de la Administracion general del Estado, se establece en el 7,5 por ciento.

El consejero ha señalado que lo que plantearon en la reunión es que hay un "mayor potencial de recaudación" y ha indicado que "ni siquiera hay que hacer grandes apuestas en materia de modificaciones tributarias".

El consejero vasco ha manifestado que lo que pedían era que llevaran las previsiones a un escenario "similar" al que tiene la Agencia tributaria, teniendo en cuenta que ha habido un incremento "muy fuerte" en el IVA, también en el Impuesto especial sobre tabaco y en las bases de IRPF de determinadas actividades profesionales, además de la pérdida de algunas bonificaciones en el Impuesto de Sociedades.

A ello, ha unido una serie de modificaciones tributarias que tienen efecto en 2013 y se han puesto en marcha por las Haciendas vascas. En este sentido, ha señalado que "solo la suma de eso" ya les lleva a una previsión de ingresos de alrededor de 12.200 millones. "Dejarlo en 11.825 era una recaudación muy pobre", ha agregado.

Aguirre ha añadido que "no se ha hecho nada o se ha hecho muy poco" para garantizar por la vía de ingresos la dotación de recursos para mantener el modelo social vasco y las políticas de impulso económico.

Por lo tanto, ha augurado que va a haber "muchos problemas", ya que hay que tener en cuenta que el objetivo del déficit bajará del 1,5 al 0,7 por ciento en 2013, lo que supone alrededor de 530 millones y, por otra parte, "aumentará el Cupo".

Aguirre ha explicado que, al aumentar los ingresos del Estado, subirá el índice de actualización. "Por ahí va a haber más Cupo el año que viene, algo mas de 300 millones", ha añadido.

Asimismo, tras añadir que no se puede descartar que haya otros ingresos que "no lleguen", ha indicado que la conclusión es que en 2013 va a haber un "desfase presupuestario muy alto" que "no ha sido compensado suficientemente por el lado de los ingresos".

Aguirre ha augurado, a la vista de la previsión de ingresos realizada, que el nuevo Gobierno vasco va a elaborar unos presupuestos "duros", salvo que las haciendas vascas "de repente, empiecen a activar modificaciones en su modelo tributario". El consejero vasco ha expresado su deseo de que se abra ese debate de fiscalidad por parte de las diputaciones, porque es "necesario".

El titular de Economía y Hacienda cree que el PNV, "sin lugar a dudas", va a traspasar las "líneas rojas" en Educación, Sanidad y Servicios Sociales. Además, ha indicado que para que "esas líneas rojas no se traspasen de una forma definitiva", se van a tener que activar "mecanismos por la vía de ingresos, como llevamos pidiendo durante toda la legislatura".

Consulta aquí más noticias de Vizcaya.