La compañía Kimberly Clark ha anunciado este miércoles una serie de cambios estratégicos en su negocio en Europa, donde ha decidido retirarse del mercado de pañales para centrar sus recursos e inversiones en aquellos productos y mercados con mayor potencial, con el fin de obtener mejores resultados en el futuro. En este contexto, la compañía ha manifestado su intención de vender su planta de Calatayud dedicada a la fabricación de pañales.

"Esta decisión no es reflejo del rendimiento de la planta o de sus trabajadores", ha afirmado la compañía en un comunicado. De hecho, Kimberly Clark ha asegurado que espera vender la planta en concepto de "negocio en funcionamiento", lo que significa que los terrenos, las instalaciones, la maquinaria y los contratos de trabajo serían transferidos al nuevo propietario.

Mientras tanto, la compañía ha sostenido que trabajará con los trabajadores y sus representantes para garantizar el apropiado seguimiento de los procesos de consulta.

"Lamentamos que los cambios en nuestro negocio europeo nos lleven a tener que proponer la venta de la planta de Calatayud. Ninguna decisión de este tipo se toma a la ligera y, durante estos momentos de transición, todos los trabajadores recibirán un trato justo y todo nuestro respeto. Se trata de una decisión difícil, pero necesaria para mejorar nuestra competitividad y hacer de Kimberly-Clark Europa una compañía más fuerte", ha explicado el Country Manager de Kimberly-Clark en España, David Campos.

La compañía ha recalcado que no ha sido capaz de hacer de ésta una actividad rentable de manera sostenible "a pesar del considerable esfuerzo, de las importantes inversiones y del tiempo dedicado".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.