El etarra Josu Uribetxeberria Bolinaga, que el martes abandonó el hospital, ha pasado su primer noche en casa después de recibir un homenaje por varias decenas de personas en su pueblo, Mondragón (Guipúzcoa).

El terrorista enfermo de cáncer llegó en un vehículo en torno a las 22.30 horas del martes y fue recibido por un grupo de gente que le introdujo en un local de la izquierda abertzale, donde se ha podido escuchar la sintonía de un 'aurresku'.  

Los presentes portaban banderas a favor de los presos de ETA e 'ikurriñas', y han proferido gritos como "Jo ta ke, irabazi arte"—"dale hasta conseguirlo"—, uno de los gritos habituales de la banda terrorista y su entorno a la hora de defender la lucha armada.

Las personas que han participado en el homenaje han impedido el acceso al local a los medios de comunicación. Minutos después de este acto de homenaje, el secuestrador de Ortega Lara ha sido trasladado a su domicilio, situado a escasos 50 metros del lugar.