El candidato a un segundo mandato en las próximas elecciones generales de EE UU, Barack Obama, y el aspirante republicano a la Presidencia, Mitt Romney, se enfrentaron este lunes en su tercero y último debate televisado, celebrado en en la Universidad de Lynn en Boca Ratón, Florida.

En este último cara a cara, los candidatos discutieron sobre política exterior. Como en anteriores ocasiones, existía una gran expectación por un encuentro clave, ya que ambos están casi empatados en las encuestas, con un 47% de intención de voto cada uno.

Aunque los dos candidatos mostraron puntos en común, como el apoyo a Israel y la mano dura contra Irán, sus discursos sí presentaron grandes divergencias.

Obama se concentró en destacar logros como la retirada de tropas de Irak o la muerte de Bin Laden, y se presentó como el Comandante en Jefe, término que uso repetidas veces durante el debate. Uno de sus principales argumentos fue el de destacar las "alianzas" que Estados Unidos ha construido en Oriente Medio, con énfasis en los derechos humanos y la "libertad de las mujeres".

Por su parte, las ideas centrales de Romney fueron, por un lado, mostrar que el mundo es más peligroso ahora que hace cuatro años y, por otro, reiterar que Estados Unidos ha perdido credibilidad y ya no es "una nación fuerte".

El candidato republicano comenzó subrayando que es fundamental implementar una estrategia para que el mundo islámico "abandone el extremismo". "No queremos un nuevo Irak", aseguró. Precisamente respecto a este asunto, Obama aprovechó para acusar a su oponente de cambiar sus argumentos. "Oí un discurso en el que pedía más tropas en Irak", aseguró ante Romney, que ahora lo niega.

Los primeros sondeos apuntan a Obama como ganador del debate. Para la CNN, el 48% de los espectadores creen que ganó Obama, mientras un 40% se decanta por Romney. La cadena CBS, que entrevistó a 521 votantes indecisos, otorga una victoria más amplia al demócrata, con un 53% frente a un 23% favorable a Romney; un 24% opina que hubo un empate.

Los portavoces de Obama dijeron que el presidente se mostró como un líder firme y contundente, preparado para afrontar los retos de un mundo complejo, mientras que Romney se mostró indeciso, incierto.

Los representantes del republicano, mientras tanto, dijeron que Romney apareció esta noche "sólido y muy presidencial" y Obama se vio "pequeño" a su lado.

Oriente Medio, según los candidatos

  • Libia: Aunque admite que la caída de Gadafi en Libia fue un hecho positivo, Romney sacó de nuevo a colación el ataque del pasado 11 de septiembre contra el Consulado estadounidense en Benghazi, en el que murió el embajador Chris Stevens, que considera un grave fallo de previsión y seguridad. Obama, en cambio, destacó el "éxito" de Libia, una victoria en la que no fueron necesarias "tropas en el terreno" para derrocar al régimen.
  • Siria: En cuanto a Siria, las posiciones también son contrarias: ambos candidatos persiguen el fin del régimen de Al Assad, pero Obama aboga por la "autodeterminación" de los sirios y por una coalición internacional, mientras que Romney apuesta por armar a los insurgentes.
    "No quiero a nuestro Ejército en Siria, pero quiero asegurarme de que los insurgentes consiguen sus armas", afirma el republicano. "Siria es el único aliado de Irán en la zona".
  • Irán: Obama y Romney coinciden igualmente en su declarada intención de no permitir que Irán consiga la bomba atómica. Mientras Obama defiende que las sanciones impuestas al régimen iraní están haciendo dando frutos, Romney alega que son inútiles.
    En lo que coincidieron ambos candidatos es en contemplar una posible guerra, "como último recurso" y en que harán "lo necesario" para evitar que Irán desarrolle armamento nuclear. "No continuaremos con negociaciones inútiles indefinidamente", afirmó Obama, sin especificar plazo alguno. "Haremos todo lo que sea necesario para evitar un Irán nuclear".

No seguiremos  con negociaciones inútiles indefinidamente

  • Afganistán: Ambos candidatos coinciden en desear el fin del conflicto. A este respecto, Romney asegura que "cuando sea presidente" retirará las tropas, lo que hará a "finales de 2014", cuando los afganos "estarán preparados". Por su parte, Obama no puso fecha, pero aseguró que "después de diez años de conflicto" es tiempo de una transición.
  • Pakistán: Romney quiso referirse a Pakistán como una amenaza, que cuenta con "efectivos de Al Qaeda" y que es crucial en la seguridad de Afganistán. "Hay que encaminar el país en la dirección correcta", afirmó. Obama, por su parte, no se refirió a acciones concretas en el país.
  • Israel: Obama, que mencionó a Israel en varias ocasiones durante la noche, aseguró que si el país es atacado "estará a su lado". Por su parte, Romney le acusó de tener "graves conflictos con Israel".

Economía doméstica

El candidato republicano, menos experto en política internacional que el presidente, se desvió y utilizó la economía nacional como argumento para "liderar" la política internacional.

"Nuestra misión es promover los valores de la paz" aseguró. "No lo pedimos, pero es nuestra misión, y para ello necesitamos una América fuerte", dijo Romney antes de enumerar problemas como el desempleo y el déficit de la economía estadounidense.

También aprovechó para recordar que él es el hombre que "cuadra los balances", refiriéndose al déficit de Estados Unidos y abogando por recortes, eso sí, nunca en gasto militar.

Obama contraatacó con conocidos argumentos como su promesa de crear empleos en el sector de las manufacturas, que ahora son generados en el extranjero en las empresas deslocalizadas. Además aseguró que la dependencia energética de Estados Unidos es menor en cuatro décadas, "no sólo por el descenso de nuestras importaciones de crudo", dijo, "si no porque estamos invirtiendo en energías alternativas".

Comercio exterior

La relación de Estados Unidos con China también jugó un importante papel en el debate. Ambos abogan por una postura dura hacia el gigante asiático, especialmente en lo que respecta a las disputas comerciales, pero  ninguno puede olvidar que China es el mayor tenedor de deuda pública estadounidense.

Obama presentó China como un "competidor, pero también un socio". "Las exportaciones a China se han doblado desde que estoy en el Gobierno", aseguró. Por su parte, Romeny acusa a China de "robar la propiedad intelectual" y de no jugar limpio, al intervenir sobre el yuan para mantenerlo devaluado.

A este respecto Romney volvió a referirse a América Latina como una "gran oportunidad", por el gran "tamaño de su economía", por "ventajas lingüísticas y de franja horaria. "Nos obsesionamos con China, pero mira el tamaño de la economía de América Latina", afirmó.

Gasto militar

El punto más claro de fricción entre los dos candidatos es el del tamaño del Ejército, así como el presupuesto destinado al gasto militar. Obama aboga por reducir el tamaño del Ejército, lo que asegura que puede lograrse aumentando las operaciones con aviones no tripulados contra objetivos muy concretos.

Nos gastamos más en gasto militar que los siguientes diez países combinados

Romney, en el lado opuesto, defiende aumentar el Ejército y no recortar el gasto militar, si bien no ha explicado cómo pretende financiarlo. El aspirante republicano criticó en el debate los recortes en el presupuesto de defensa de la actual Administración. "La reducción del presupuesto de defensa está haciendo a nuestro país más inseguro", afirmó.

En este sentido, Obama respondió que no se trata de "un juego de guerra en el que contamos los barcos", defendiendo que lo importante son las "capacidades". "Usted mencionó que tenemos menos barcos que en 1916. También tenemos menos caballos y bayonetas, porque la naturaleza de nuestras Fuerzas Armadas ha cambiado", ironizó Obama.

Además, Obama recordó que se ha aumentado el gasto militar desde que llegó a la Casa Blanca. "Nos gastamos más en gasto militar que los siguientes diez países combinados, entre ellos China, Rusia, Francia o el Reino Unido", aseguró.