Estudiantes universitarios
Estudiantes universitarios españoles durante una clase. EFE/ARCHIVO

A partir de ahora no basta con tener claro qué carrera se va a estudiar, también hay que mirar con lupa cuánto cuesta y qué universidad pública ofrece el mejor precio. La liberalización de tasas aprobada por el Gobierno en abril de este año –con el objetivo de aliviar económicamente a las Comunidades Autónomas con el agua al cuello– ha disparado la diferencia de precios. La distancias ya eran grandes, unos 600 euros al año en carreras caras como Arquitectura y Medicina, pero con la nueva horquilla el sobrecoste supera en algunos casos los 1.000 euros al año.

Con la nueva regulación, los precios se han liberalizado casi por completo Para hacernos una idea, un estudiante de Medicina de Madrid ha pagado este curso 1.628 euros de matrícula, casi 900 más que un joven que estudie lo mismo en Andalucía. La diferencia alcanza los mil euros si la comparación se hace entre un catalán y un andaluz. Solo superan esa cantidad los estudiantes de Castilla y León.  Todos estos datos se refieren a un alumno que se matricula por primera vez de una titulación o que consiga aprobar todas las asignaturas a la primera, ya que todas las Comunidades han aplicado subidas mayores a los repetidores (con lo que también van aumentando las diferencias).

Pero, ¿por qué se han disparado los precios? Hasta ahora el Gobierno permitía actualizar los precios de las matrículas cuatro puntos por encima o cuatro por debajo del IPC. Ahora, con la nueva regulación, los precios se han liberalizado casi por completo. La universidad puede cobrar entre el 15 y el 25% del coste real de la titulación en la primera matrícula, entre el 30 y el 40% en la segunda, entre el 65 y el 75% en la tercera y entre el 90 y el 100% a partir de la cuarta. El problema es que no hay datos oficiales de lo que cuesta una carrera y cada Comunidad ha hecho una estimación. Por ejemplo, Cataluña ha tasado Medicina en 41.155 euros. Por su parte, Andalucía ha fijado su precio en 29.973 euros.

Las Comunidades Autónomas más caras

Los incrementos han sido muy significativos en Cataluña (66%), Madrid (50%), Valencia (33%) y Castilla y León (28%). En estas comunidades los estudiantes han tenido que desembolsar entre 400 y 700 euros más por la misma matricula que el curso anterior. Canarias –con un incremento del 40%– ha dejado de ser de las más económicas. Andalucía ocupa ahora ese puesto. Galicia y Asturias son las únicas comunidades que han congelado los precios de la primera matricula. Eso sí, no han dejado pasar la oportunidad para incrementar las tasas por 2.ª, 3.ª y 4.ª convocatorias.